La ansiedad no es solo una enfermedad mental que afecta a los humanos, sino que también puede ser un problema en los perros. Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Ghent, en Bélgica, revela que los perros ansiosos tienen amígdalas eficientes y conexiones menos eficientes entre dos regiones del cerebro importantes para el aprendizaje y el procesamiento de la información. Esto sugiere que los perros ansiosos tienen mucha experiencia con el miedo y pueden tener dificultades para cambiar su comportamiento.

El estudio utilizó resonancia magnética funcional (fMRI) para analizar los cerebros de perros ansiosos y no ansiosos. Aunque el estudio tiene limitaciones, como el hecho de que los perros estaban bajo anestesia general durante los escaneos, y el tamaño de la muestra no era lo suficientemente grande o variado para representar a toda la población de perros, proporciona evidencia de diferencias medibles en la forma en que se conectan los cerebros de los perros ansiosos en comparación con los perros no ansiosos.

Vía Freepik.

Así en humanos como en perros

Los trastornos de ansiedad en humanos representan altos niveles de miedo, sensibilidad emocional y expectativas negativas, y pueden ser difíciles de vivir y, a veces, difíciles de tratar. Investigar la ansiedad en animales puede ayudarnos a comprender qué la impulsa y a mejorar el tratamiento tanto para humanos como para animales.

Afortunadamente, los síntomas de ansiedad en los perros se pueden tratar con medicamentos. Los dueños de perros ansiosos deben entender que sus amigos peludos pueden verse afectados por un cerebro que procesa todo a su alrededor de manera diferente a los perros «normales». Es importante ser conscientes de esto para poder ayudarlos de manera efectiva.

Es importante señalar que la ansiedad en los perros puede manifestarse de diferentes maneras. Algunos perros pueden temblar, ladrar excesivamente, morderse a sí mismos, orinar en lugares inapropiados o esconderse en un rincón. Otros pueden tener dificultades para aprender nuevas habilidades, mostrar un comportamiento destructivo o mostrar agresividad hacia otros perros o personas.

Vía Freepik.

La ansiedad en los perros es real

Es fundamental que los dueños de perros estén atentos a los cambios en el comportamiento de sus mascotas. Si se sospecha que el perro está ansioso, es importante llevarlo al veterinario para que le hagan una evaluación completa. El veterinario puede sugerir diferentes opciones de tratamiento, como medicamentos o terapia conductual.

Por otra parte, es esencial comprender que la ansiedad en los perros es real y puede tener un gran impacto en la calidad de vida de la mascota. Los perros ansiosos pueden tener dificultades para interactuar con otros perros o personas, lo que puede limitar su capacidad para socializar y disfrutar de su entorno. Además, la ansiedad puede hacer que los perros sean más propensos a enfermarse y tener problemas de salud en general.

En resumen, la ansiedad es una enfermedad mental que puede afectar a los perros de la misma manera que a los humanos. Si su perro está experimentando ansiedad, es fundamental buscar ayuda profesional para desarrollar un plan de tratamiento adecuado y proporcionar un ambiente seguro y estructurado para su mascota.

Referencias:

Network analysis reveals abnormal functional brain circuitry in anxious dogs: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0282087

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *