La alergia al maní es frecuente en los niños, de hecho, suele ser la causa más común de anafilaxis. Si no se trata al alérgico con rapidez, la reacción inmunitaria podría poner en riesgo su vida. 

Para evitar que esto ocurra, los expertos recomiendan evitar totalmente el maní y los productos que lo contengan. Pero como es un alimento frecuente, es posible que en algún momento lo ingieras. Es por eso que un par de investigadores han creado ahora una molécula especial para prevenir la anafilaxis en lugar de tratarla. 

Este polímero, llamado micela, puede transportar al intestino un metabolito crucial para la digestión del maní: el buriato. Lo que hace el buriato es restaurar el microbioma y la barrera protectora que impide que los alérgenos alimentarios ingresen al torrente sanguíneo y desencadenen una respuesta inmune agresiva.

Por lo tanto, usando este simple polímero, se podrían salvar miles de vidas.

Un polímero para tratar la alergia

Se sabe que las bacterias productoras de buriato definen la tolerancia del sistema inmunitario a posibles alérgenos como la leche o el maní. Cuanto más buriato haya, menos probable será la reacción anafiláctica al ingerir accidentalmente uno de estos alimentos.

Efectos del polímero al pasar por el intestino de ratones alérgicos al maní / Créditos: Nature

Entonces, para poder acabar con la alergia al maní, se tendrían que hacer algunos cambios el microbioma intestinal. Esa fue la conclusión a la que llegaron los investigadores de este estudio, y para demostrar su hipótesis, llevaron a acabo un experimento con roedores que carecían de un revestimiento intestinal funcional o de bacterias intestinales sanas.

Cuando se administró el polímero a los ratones, la micela aumentó la abundancia de las bacterias Clostridia productoras de butirato. Esto hizo que los síntomas anafilácticos disminuyeran, pues las células inmunitarias empezaron a producir interleucina-22 (IL-22), una molécula que evita que los alérgenos alimentarios ingresen al torrente sanguíneo.

«Nos encantó ver que nuestro polímero reponía los niveles de butirato presentes en el intestino y ayudaba a que se expandiera la población de bacterias productoras de butirato».

Cathryn Nagler, profesora en la Universidad de Chicago 

Esto resultados no solo demuestran que es posible evitar la reacción anafiláctica maní, también confirman la utilidad del buriato como agente protector.

La importancia del buriato en el intestino

Varios estudios sugerían que las bacterias como la Anaerostipes caccae, un miembro productor de butirato de la clase Clostridia, podían proteger las paredes intestinales de sustancias como la leche de vaca. 

El hogar del microbioma intestinal / Vía Pixabay

Sin embargo, ninguno pudo demostrar la utilidad de esta molécula porque no puedes simplemente poner butirato en una pastilla y esperar que funcione.

En su forma básica, el buriato tiene un olor y un sabor desagradables. Además, cuando se administra por vía oral, el estómago lo absorbe antes de llegar al intestino que es donde se necesita. El cuerpo metaboliza demasiado rápido esta sustancia, por lo que es difícil percibir su efecto terapéutico.

Pero este estudio ha confirmado que, con el polímero correcto, es posible explotar al máximo el potencial del buriato para prevenir la alergia al maní. 

“Cuando los ratones que eran alérgicos al maní fueron tratados con micelas de butirato, no tuvieron una respuesta anafiláctica cuando se les presentó un desafío con maní. Las micelas también redujeron la gravedad de los síntomas en un modelo de colitis en ratones”.

Cathryn Nagler

Además, este polímero de micelas puede transportar cualquier metabolito. Eso lo convierte en una plataforma potencial para tratar también otras alergias alimentarias a parte de la intolerancia al maní.

Por lo tanto, estamos ante un nuevo tratamiento que podría ayudar a las personas alérgicas a comer aquello que siempre estuvo lejos de su alcance. 

Referencias: 

Treatment of peanut allergy and colitis in mice via the intestinal release of butyrate from polymeric micelles https://doi.org/10.1038/s41551-022-00972-5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *