El dióxido de carbono (CO2) es la razón principal por la que el planeta se está calentando, esa es una verdad absoluta. Pero muy pocos saben qué es o de dónde viene. 

Químicamente, se trata de un gas incoloro increíblemente simple: solo un átomo de carbono unido a dos átomos de oxígeno. Ahora bien, esta sería la definición más básica. 

En realidad, el dióxido de carbono forma parte de la atmósfera terrestre, y es un químico vital para la vida en la tierra porque las plantas lo utilizan para crear energía a través de la fotosíntesis. 

Sin él, la Tierra no sería más que una bola blanca congelada suspendida en el espacio. Entonces, ¿cómo es que algo tan necesario para la vida se relaciona con el calentamiento global? Te lo contamos a continuación. 

Un gas de efecto invernadero 

Humo / Vía Pixabay

La atmósfera terrestre está compuesta por un 78 % de nitrógeno, un 21 % de oxígeno, un 1 % de otras cosas. Esas «otras cosas» son los gases que forman parte del efecto invernadero, es decir, del proceso que hace que la tierra se mantenga cálida y habitable.

El dióxido de carbono es uno de esos gases de efecto invernadero, junto con el metano, el óxido nitroso y los gases fluorados. Su función es calentar el planeta, no porque sea tóxico sino porque tiene moléculas más grandes y, por ende, capaces de absorber una gama mucho más amplia de ondas de luz. Como por ejemplo, las ondas infrarrojas que transportan el calor.

Por lo tanto, cuantas más moléculas de CO2 haya en la atmósfera, más calor habrá. 

Aunque, en teoría, el dióxido de carbono no debería ser un gas preocupante pues el metano retiene más calor. Sin embargo, la razón por la que se le relaciona a menudo con el cambio climático es por lo siguiente:

  • Puede permanecer en la atmósfera durante cientos e incluso miles de años.
  • Además, está en todas partes: es lo que exhalan las personas y los animales después de inhalar oxígeno, lo que se obtiene al quemar combustible fósil o lo que la liberan los océanos, las plantas en descomposición, y los volcanes.

Lo bueno y lo malo del CO2

Planta / Vía Pxhere

Con todo esto, podríamos pensar que el dióxido de carbono es un gas dañino, pero no es así. En condiciones naturales, el CO2 tiene un ciclo de vida muy corto: todo lo que exhalamos pasa a las plantas, por lo que no contribuye al calentamiento global.

Sin embargo, los seres humanos alteramos ese ciclo en el año 1750. Es decir, cuando comenzó la Revolución Industrial en Inglaterra y las fábricas comenzaron a quemar carbón para hacer funcionar las máquinas.

Durante los últimos 400.000 años, la cantidad de CO2 en la atmósfera fluctuó entre 200 y 280 partes por millón. Pero en 1750, la cantidad superó las 280 ppm hasta alcanzar los 418 partes por millón de hoy en día.

¿Por qué? Pues porque a diferencia del metano y otros gases de efecto invernadero, el dióxido de carbono puede obtenerse fácilmente a través de la combustión. Es por eso que protagoniza todas las charlas sobre el cambio climático y el aumento de temperaturas. 

La diferencia entre 280 partes por millón y 418 puede no parecer mucha, pero significa que los humanos han generado aproximadamente 1,5 billones de toneladas de contaminación por dióxido de carbono en los últimos 150 años.  

Esto es lo que debes saber sobre dióxido de carbono 

Árbol con posit / Vía Pixabay
  • Si los últimos siete años fueron los más cálidos registrados en la Tierra, no fue por culpa del CO2 que naturalmente se forma en la atmósfera, sino por el que se “fabrica” durante los procesos industriales. 
  • Y lo más triste de todo, debido a que el CO2 permanece en la atmósfera entre 300 y 1000 años, los niveles no van a bajar rápidamente sin importar cuánto reduzca la producción la humanidad. 

Hemos convertido al dióxido de carbono en el antagonista de nuestra historia. 

Referencias:

What is carbon dioxide, anyway? How does it cause global warming? https://phys.org/news/2023-02-carbon-dioxide-global.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *