¿Alguna vez has notado cómo pasas horas en las redes sociales comparando tu vida con la de los demás? Pues bien, un nuevo estudio canadiense ha encontrado que ese comportamiento puede tener consecuencias negativas en la salud mental y física. El estudio liderado por la profesora de la Université de Montréal, Patricia J. Conrod, ha descubierto que el aumento del uso de las redes sociales se asocia con una disminución de la autoestima y un aumento de los síntomas asociados con los trastornos alimentarios en los adolescentes. ¿Quieres saber más sobre cómo las redes sociales están afectando a nuestra salud? ¡Sigue leyendo!

Las redes sociales han llegado a ser una parte importante de nuestra vida cotidiana, pero un nuevo estudio sugiere que su uso excesivo entre los adolescentes puede tener consecuencias negativas en su salud mental y física.

El estudio publicado en noviembre en Psychology & Health encontró que el aumento del uso de las redes sociales se asocia con una disminución de la autoestima. Así como un aumento de los síntomas asociados con los trastornos alimentarios.

Vía Freepik.

Más tiempo de pantalla, menos autoestima

Hasta ahora, los estudios anteriores solo habían considerado el tiempo de pantalla y la autoestima en relación con los trastornos alimentarios entre los niños. Pero este estudio es el primero en tener en cuenta el uso de diferentes tipos de pantalla (televisión, redes sociales, videojuegos) y la persistencia de los impactos en el tiempo.

Los resultados de la investigación mostraron que los mayores usuarios de tiempo de pantalla tienen una mayor probabilidad de tener baja autoestima. Especialmente entre los usuarios de redes sociales, cuyos síntomas de trastornos alimentarios y baja autoestima persisten y aumentan significativamente dos años después del primer uso.

La profesora Conrod cree que las redes sociales tienen un impacto profundo en la opinión que los jóvenes tienen de sí mismos. Esto debido a la exposición prolongada y el intercambio de imágenes generadas por pares que promueven estándares poco realistas de belleza y delgadez. Estos pueden generar preocupaciones sobre la imagen corporal y el peso. A través de la promoción de imágenes que muestran los llamados cuerpos «perfectos», las redes sociales contribuyen a la creación de una representación distorsionada de la sociedad, dijo Conrod.

Vía Freepik.

¿Se puede revertir esta situación?

La profesora Conrod espera que las plataformas de redes sociales colaboren de manera transparente con los científicos para encontrar soluciones que mitiguen los efectos físicos y psicológicos de las redes sociales en los jóvenes. Ella también señala la necesidad de concientizar a los jóvenes sobre los efectos insidiosos de las redes sociales. También insiste en promover plataformas que fomenten la presentación de imágenes más realistas en un entorno normal.

Existen varias formas de revertir la situación mencionada en el estudio, algunas de ellas son:

  • Conscientización. Es importante concientizar a los jóvenes sobre los efectos negativos de las redes sociales en su salud mental y física, y sobre cómo compararse con los demás en las redes sociales puede afectar su autoestima.
  • Uso moderado. Fomentar el uso moderado de las redes sociales, estableciendo límites de tiempo y estableciendo horarios para el uso de las mismas.
  • Plataformas alternativas. Promover plataformas alternativas que fomenten la presentación de imágenes más realistas y una representación más saludable de la sociedad.
  • Colaboración con investigadores. Es importante que las plataformas de redes sociales colaboren con los investigadores para encontrar soluciones que mitiguen los efectos negativos de las redes sociales en los jóvenes.
  • Terapias y asesoramiento. Es recomendable ofrecer terapias y asesoramiento a los jóvenes que estén experimentando problemas de salud mental relacionados con el uso excesivo de las redes sociales.
  • Educación en medios. Es crucial educar a los jóvenes sobre cómo interpretar y entender los medios de comunicación, incluyendo las redes sociales, de manera crítica y consciente.
  • Promover la autoimagen positiva. Fomentar la autoimagen positiva mediante la educación en el cuidado de uno mismo y la promoción de una alimentación saludable y ejercicio regular.

Referencias:

Pathways from adolescent screen time to eating related symptoms: a multilevel longitudinal mediation analysis through self-esteem: https://doi.org/10.1080/08870446.2022.2141239

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *