La publicidad está en todas partes, en especial en internet, es parte integral de cómo funciona el marketing y ha demostrado ser efectivo para pequeñas y grandes empresas. El problema es cuando nos sobre saturamos de ello y necesitamos un respiro.

Para momentos como estos, viene en nuestra ayuda Kiwi, un navegador con su propio bloqueador de anuncios integrado basado en Chromium y Webkit.

Navegación tranquila

Desde Kiwi podremos navegar por internet, escuchar música, ver videos y leer noticias, sí, sin anuncios, pero con el sistema Autofill de Google que nos permitirá mantener el mejor motor de búsqueda a la mano.

Es increíble lo bien que llega a correr el navegador en los dispositivos Android cuando se desactivan las ventanas emergentes, los rastreadores y la mayoría de las cookies, hace toda la experiencia mucho más cómoda.

Otra de sus funciones llamativas es su barra de búsqueda inferior, para intentar mejorar la navegación, la capacidad de admitir una gran cantidad de extensiones web y una traducción en más de 60 idiomas para que no te pierdas de nada.

Si eres de los que prefieren el modo oscuro en tus aplicaciones para evitar encandilar tus pupilas de noche o dentro de habitaciones oscuras, Kiwi tiene modo oscuro integrado con contraste adaptable para pantallas AMOLED y un modo en escala de grises realmente llamativo.

Problemas de compatibilidad

Según reseñas de diferentes usuarios en la misma página de Google Playstore, el navegador es excelente en teléfonos, pero pierde bastante calidad en tabletas y otros dispositivos Android, parece ser un problema de compatibilidad que alegan estar solucionando.

Definitivamente sus puntos fuertes dan a merecer el probarlo, ya que parece un navegador capaz de hacerle frente a otras opciones populares como Brave.

Puedes descargar Kiwi desde Google Playstore Aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *