Últimamente las bases de datos están dedicadas a las herramientas de IA, muy pocas tienen como objetivo primario que las exploremos y rebusquemos como antaño. Lo cual es entendible, ya que tampoco contamos el tiempo ni la paciencia para buscar el emoticono, la foto o la frase perfecta que combinara con nuestro “mood” como cuando teníamos 14 años.

Por ello Piggy resultó ser una agradable sorpresa, un pequeño agujero negro de productividad que no pudo ser previsto hasta que fue demasiado tarde.

Ya que efectivamente tiene una parte de creación automática generada por la IA, pero también te da acceso directo a su contenido y una capacidad de edición envidiable si la comparamos con muchas aplicaciones de edición de fotos o video.

Imagen cortesía de Piggy.to

Todo post que vemos en redes sociales tiene una plantilla y un diseño —aunque sea mínimo —por detrás. Desde el posicionamiento de las imágenes y textos hasta la decisión de agregar fotos, pegatinas, videos o hasta encuestas.

Piggy es una base de datos de contenido que te permite buscar entre miles de estas plantillas, conseguir lo que necesitas y editarlo hasta que sea un contenido original completamente tuyo.

Abrumadora cantidad de opciones

Cuando decimos miles de plantillas, nos referimos literalmente a miles de plantillas, cada una con diferentes opciones y un nivel de personalización increíble.

Aunque empecemos en una plantilla u otra, la capacidad de adaptarlas a lo que queremos es increíble y la IA nos puede ayudar en ello en el comienzo o podemos ir por libre.

Se puede cambiar desde el contenido de los textos hasta la fuente, posicionamiento, color, tamaño, resaltarlo de diferentes colores, encajonarlo en un cuadro de texto y probablemente algunas opciones más que nos quedaron por utilizar.

Podemos cambiar las pegatinas utilizando un buscador (del cual no conseguimos información sobre donde encontrar sus imágenes), duplicarlas, cambiarlas por otro contenido como una encuesta, una captura de pantalla o hasta incrustar un video de YouTube.

El producto final puede ser compartido en tus redes sociales de forma simple y rápida o lo puedes guardar en tu teléfono para uso posterior.

Las opciones son virtualmente infinitas y todas están bajo nuestro control en una plataforma tan intuitiva como es nuestro dispositivo Android.

Un problemilla de rendimiento

Si existe algo realmente “negativo” que destacar, es la cantidad de recursos que la aplicación consume, estas fotos fueron tomadas en un Redmi Note 8 Pro de 3 años de antigüedad y podía sentirse como; con algunas funciones, el teléfono pedía clemencia y le costaba reaccionar.

Si tu equipo es más potente seguro no tendrás problema, te invitamos a que conozcas Piggy, de verdad vale la pena.

Puedes probar la aplicación descargándola desde la Google App Store por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *