Aunque es poco frecuente, la trombosis del seno venoso cerebral (CVST) es una enfermedad cardiovascular que todavía preocupa a la comunidad científica. Principalmente porque la mayoría de ictus ocurren cuando un trombo “tapona” las venas en el cerebro. 

Los coágulos de sangre son un problema complejo. Una vez que se forman, es difícil tratarlos desde el exterior. Los médicos recurren a intervenciones quirúrgicas potencialmente mortales para extraer la masa sobrante del vaso sanguíneo dañado. 

Sin embargo, una nueva herramienta podría facilitar el tratamiento de los trombos y coágulos cerebrales en el futuro. Se trata de una técnica que utiliza el ultrasonido de vórtice, una especie de “tornado ultrasónico”, para descomponer esos tapones de sangre.

El ultrasonido contra los coágulos

Los investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte crearon este “tornado” para un estudio reciente. Esto debido a que, un par de años antes, habían leído que los coágulos de sangre se podían modificar usando ondas sonoras.

Torrente sanguíneo / Vía Pixabay

Entonces, motivados por la curiosidad, emplearon ultrasonido de vórtice para drenar la sangre coagulada de una vaca. O más bien, el coágulo en una vena bovina impresa en 3D.

Si este tipo de ultrasonido te resulta familiar, es porque se utiliza en tomografías computarizadas. Esta técnica busca formar un tornado con ondas de ultrasonido helicoidales que se arremolinan a medida que avanzan.

Tal como esperaban, su enfoque funcionó más rápidamente que las técnicas existentes para eliminar los coágulos de sangre. El seno venoso cerebral de la vaca se recuperó en menos de media hora, lo que permitió que la “sangre sucia” de las venas volviera a circular hacia el corazón.

Para que nos hagamos una idea, las intervenciones tradicionales tardan entre 15 horas y 29 horas disolviendo los coágulos de sangre. Por lo tanto, este tornado ultrasónico es mucho más rápido y efectivo que los anticoagulantes y la cirugía.

«El hecho de que nuestra nueva técnica sea más rápida es importante, porque los coágulos CVST aumentan la presión sobre los vasos sanguíneos del cerebro. Si no se trata lo más pronto posible, esto aumenta el riesgo de una hemorragia en el cerebro, lo que puede ser catastrófico para los pacientes”.

Chengzhi Shi, profesor asistente de ingeniería mecánica en el Instituto de Tecnología de Georgia

De camino a un mejor tratamiento para la trombosis

Modelo de cerebro humano / Vía Pxhere

Actualmente, los tratamientos para CVST fallan en el 20-40% de los casos. Por no mencionar que son procesos lentos que requieren de mucho tiempo, lo cual es peligroso para los pacientes.

Los coágulos de sangre se mueven rápido por el torrente sanguíneo, al acostarse o hacer esfuerzos. Primero empiezan como un simple dolor de cabeza, pero poco después pueden ocasionar un infarto cerebral. Por lo tanto, se necesitan soluciones rápidas y efectivas. 

Esta nueva técnica emplea únicamente un transductor que está diseñado para producir el vórtice ultrasónico. El transductor es lo suficientemente pequeño como para incorporarlo a un catéter, que luego se alimenta a través del sistema circulatorio hasta el sitio del coágulo. Así que se puede utilizar durante cualquier cateterismo para abordar este problema.

Hasta ahora, sus resultados son prometedores. No encontraron daños en las paredes de los vasos sanguíneos de la vaca, ni tampoco problemas en los glóbulos sanguíneos que fueron expuestos al tornado ultrasónico. Sin embargo, antes de probar esta técnica en humanos, los investigadores prefieren realizar algunas pruebas más utilizando otro modelo animal.

“Esperamos continuar con los ensayos clínicos. Si el tornado ultrasónico alguna vez se convierte en una aplicación clínica, probablemente sería comparable en costo a otras intervenciones utilizadas para tratar CVST”.

Chengzhi Shi

Con suerte, este tipo de ultrasonido se convertirá pronto en una herramienta para tratar trombosis y coágulos en el cerebro.

Referencias:

A model of high-speed endovascular Sonothrombolysis with vortex ultrasound-induced shear stress to treat cerebral venous sinus thrombosis https://doi.org/10.34133/research.0048

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *