Los dispositivos inmersivos no solo están cambiando nuestro estilo de vida, también el de los adultos con trastornos neurobiológicos. 

De acuerdo con un nuevo estudio, la realidad virtual y la realidad aumentada pueden mejorar la rehabilitación de estas personas al enseñarles habilidades sociales. Entre ellas, la capacidad de resolver problemas en equipo, tomar decisiones y comunicarse de forma asertiva. 

Todas estas habilidades son indispensables para la vida en comunidad, pero no suelen desarrollarse en las personas con autismo o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Esto debido a que tienen dificultades para expresarse, entender las normas y formar vínculos sociales.

Para ayudar a estas personas, los psicólogos realizan lo que se conoce como “rehabilitación psicosocial”. Básicamente, actividades para maximizar su participación comunitaria y en el trabajo. Sin embargo, las nuevas tecnologías plantean ahora otro tipo de rehabilitación que es mucho más entretenida. 

Tratando trastornos con realidad virtual y aumentada

Aplicaciones de realidad aumentada / Vía Pxhere

Los investigadores del Instituto de Tecnología de Singapur, motivados por los avances tecnológicos, decidieron realizar una rehabilitación psicosocial virtual con 38 adultos. Es decir, usar escenarios inmersivos para exponer a los participantes a diversas situaciones sociales. 

Con estos adultos evaluaron dos tipos de trastornos en el neurodesarrollo: el TDAH y el autismo. 

En el primer experimento, utilizaron únicamente realidad aumentada (AR por sus siglas en inglés). En esencia, el equipo grabó varios videos de tareas cotidianas como planchar, tender la cama o configurar un despertador, y los presentó en un iPad. 

Durante la intervención, los participantes apuntaron la cámara del iPad para superponer estos videos en la realidad. Y como resultado, aprendieron las acciones mostradas en cada video.

Para el segundo y tercer experimento, los investigadores usaron solo realidad virtual (VR). Esto con ayuda de varios dispositivos, como una pantalla curva de 180°, un computador o un casco VR Oculus Rift para sumergirlos en interacciones sociales simuladas. 

Curiosamente, aunque los métodos cambiaron, el resultado fue el mismo: los adultos con TDAH y autismo lograron entablar una conversación con otros avatares. Esto a pesar de que la persona al otro lado de la pantalla era un desconocido. 

¿Qué revelan estos hallazgos?

Cascos de realidad virtual / Vía Pixabay

Más allá de las habilidades aprendidas, los investigadores demostraron que los entornos virtuales no solo brindan entretenimiento. Por el contrario, pueden usarse para enseñar, motivar y rehabilitar a los adultos con trastornos neurobiológicos.

Un estudio piloto, anterior a este, se comprobó que las personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo (IDD) también podían mejorar su aprendizaje dentro de un escenario inmersivo: a su propio ritmo y de una manera menos ansiosa.

Por lo tanto, es evidente que la realidad virtual y la aumentada tienen un componente terapéutico. Probablemente debido a que brindan experiencias únicas, pero sin los riesgos que eso conlleva. 

“Los participantes practicaron interacciones sociales con avatares virtuales que usaron sus expresiones faciales para brindar retroalimentación. Tal vez esta característica fomentó el aprendizaje progresivo de habilidades sociales a través del refuerzo positivo o negativo”.

Bhing-Leet Tan, investigadora en el Instituto de Tecnología de Singapur

En cualquier caso, el vínculo entre las nuevas tecnologías y la medicina es cada vez más fuerte. Así que puede que en un futuro se aprovechen las funciones útiles de la realidad virtual y aumentada para mejorar el tratamiento de las personas con TDAH, autismo o cualquier otro trastorno.

Referencias:

The use of virtual reality and augmented reality in psychosocial rehabilitation for adults with neurodevelopmental disorders https://dx.doi.org/10.3389/fpsyt.2022.1055204

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *