En ocasiones, los deportes inusuales son los que esconden más beneficios. Esto es lo que pasa con la natación, una práctica que rivaliza incluso con los entrenamientos de gimnasio más intensos.

Nadar en una piscina o al aire libre, disfrutando del buen tiempo, es una idea que cautiva a adultos y niños en verano. Pero, por alguna razón, nadie piensa que sea un buen deporte para mantenerse en forma. Así que hemos recopilado seis razones que demuestran cuán saludable puede ser la natación para el cuerpo y la mente. 

Si estás buscando un nuevo deporte para tu rutina, ten en cuenta lo siguiente. 

La natación te da resistencia

Niño nadando / Vía Pxhere

Se trata de un ejercicio en el que se trabajan casi todos los músculos del cuerpo. Estamos hablando de al menos 600, que controlan desde el movimiento hasta nuestras respiraciones. 

Varios estudios han confirmado que los nadadores tienen más fuerza en los músculos respiratorios que los ciclistas. Esto debido a que el agua es más densa y viscosa que el aire y, por ende, exige una dosis extra de energía para lograr algún movimiento.

Así que la fuerza que se obtiene al romper la resistencia del agua no debería subestimarse. Con ella podemos ayudar a los pulmones al inhalar y exhalar con facilidad, o incluso mejorar la movilidad de la cadera en los adultos mayores.

Cuida tu salud cardiovascular 

Corazón/ Vía Pixabay

La natación es, posiblemente, uno de los mejores ejercicios físicos para el corazón. En unas pocas semanas, podrás notar algunos cambios en tu estado cardiovascular, como por ejemplo, una menor presión arterial o una frecuencia cardíaca estable. 

Una investigación reveló que nadar de 40 a 50 minutos tres veces a la semana, aumenta la capacidad aeróbica. Es decir, aquello que le permite al sistema cardiovascular trabajar de manera eficiente al realizar cualquier actividad física: desde correr hasta levantar peso. 

En este sentido, la natación puede ayudar a reducir el riesgo de una enfermedad cardiovascular o la muerte súbita. 

Mejora tu postura corporal 

Joven nadando / Vía Pxhere

Si sufres dolores de espalda, este deporte es perfecto para ti. La natación fortalece los músculos lumbares y cervicales, pero sin tener que levantar peso o realizar movimientos bruscos. Por lo tanto, es ideal para mejorar la elasticidad de esas zonas afectadas y, como resultado, aliviar el dolor. 

Eso sí, siempre y cuando estemos hablando de una natación al estilo libre. En los entrenamientos profesionales, las brazadas pueden aumentar el dolor de espalda al forzar movimientos repetitivos por encima de los 90º.

Nadar no afecta tus articulaciones

Manos / Vía Pixabay

Muchos piensan que el agua es mala para las personas con artritis o artrosis, pero están equivocados. La natación en realidad reduce el estrés en las articulaciones, ya que el peso del cuerpo no recae en las manos o los pies como ocurre en el ciclismo o el atletismo.

Podríamos decir que esta es la principal ventaja del deporte, porque aporta mayor movilidad articular sin que exista el riesgo de sufrir algún dolor. Esto hace que la natación sea una excelente actividad para las personas que, de otro modo, podrían tener dificultades para hacer ejercicio. Como por ejemplo, los adultos que sufren afecciones musculoesqueléticas, problemas en las articulaciones o una lesión debilitante. 

Un deporte que tonifica

Competencia de natación / Vía Pxhere

Cualquier ejercicio físico tonifica, y la natación no es la excepción. Un estudio reciente reveló que si nadas alrededor de media hora, puedes quemar entre 250 y 300 calorías.

Esto quiere decir que con una buena rutina de ejercicio, combinado varios estilos, podrías bajar unos cuantos kilos demás. Y lo más importante de todo, sin perder músculo en los brazos o piernas por culpa del uso excesivo de la extremidad. 

Ofrece bienestar mental

Joven saliendo del agua / Vía Pxhere

Para finalizar, es importante tener en cuenta que la natación no solo tiene beneficios físicos. Este deporte está asociado a una variedad de beneficios mentales, que incluyen un mejor estado de ánimo y una vida con menos estrés. 

Al ser un ejercicio acuático, como el surf, los nadadores están expuestos al agua que produce una respuesta estimulante al entrar en contacto con la piel. Básicamente, el agua libera ciertas endorfinas como la noradrenalina, que genera euforia, o la dopamina que proporciona placer. Por lo tanto, al nadar sentimos una felicidad inexplicable.

Así que, si alguna vez te ha interesado practicar este deporte, ojalá que estas razones te motiven a tirarte de cabeza en la piscina.

Referencias:

Serum cartilage oligomeric matrix protein accumulation decreases significantly after 12 weeks of running but not swimming and cycling training https://doi.org/10.1016/j.knee.2012.06.001 

Reasons swimming should be your next workout https://medicalxpress.com/news/2023-01-workout.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *