Si bien la navegación por internet implica leer gran cantidad de información y procesarla de manera correcta, poco lograremos si parte de esa información la registramos de forma errónea, ya sea por un problema de visión o de aprendizaje como lo es la dislexia.

Para cuando nos enfrentamos con esta problemática, podemos conseguir herramientas capaces de ayudarnos en nuestra travesía, hoy exploraremos un poco OpenDyslexic y cómo esta extensión de Chrome busca facilitar el día a día de estas personas.

Para empezar a utilizarla solo deberemos tener Google Chrome y visitar su espacio en la Chrome App Store aquí.

Imagen Cortesía de OpenDyslexic

Una vez instalada OpenDyslexic, esta procederá a substituir a la fuerza todas las fuentes en las páginas web que visitemos por la suya, diseñada para mejorar la legibilidad y mejorar la capacidad de lectura.

Diseño enfocado

Estas mejoras de calidad de vida para cualquier persona que tenga problemas de visión o aprendizaje se logran con varias características de diseño, siendo la más importante el “peso” o “gravedad” que tiene la fuente, con la parte inferior de las letras más gruesas y marcadas.

Gracias a este peso, se hace más fácil identificar qué parte de la letra está hacia abajo, mejora el reconocimiento de las letras, evita en parte que podamos girarlas e incluso ayuda a reforzar la línea de texto.

Imagen Cortesía de OpenDyslexic

Opciones adicionales

Si con esto no estamos satisfechos, también no ofrece opciones más tradicionales como lo son el ajustar el tamaño de la fuente, su contraste y como esta actúa en una variedad de situaciones, como botones de acciones o submenús.

Vale destacar que la extensión y fuente de OpenDyslexic son completamente gratuitas y poseen una licencia SIL-OFL, que le da la libertad de uso a cualquier persona para lo que lo necesite, desde fines educacionales hasta comerciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *