Si te distraes con facilidad, aquí te va un dato curioso: en esos breves lapsos en los que perdemos el enfoque, aprendemos más.

A menudo se piensa que las distracciones son malas para el cerebro, especialmente cuando estás estudiando o trabajando. Pero un nuevo estudio ha demostrado lo contrario. Resulta que perder la concentración por un breve momento en realidad ayuda a impulsar el aprendizaje, ya que el cerebro descansa de la tarea en cuestión y puede absorber más información después. 

Por lo tanto, en las distracciones está la clave para aprender nuevas habilidades, desarrollar nuevas ideas o encontrar la productividad. 

La pérdida de concentración y el aprendizaje

Mientras que concentrarnos nos ayuda a acotar nuestras metas, perder algo de enfoque puede ampliar el alcance de nuestra atención. Así lo explican los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quienes estudiaron a adónde va nuestra mente cuando la atención se desvanece

Lluvia de ideas / Vía Pixabay

Para ello, analizaron a un grupo de 53 estudiantes universitarios. Cada una de estas personas clasificó las letras y los números que aparecían en la pantalla de una computadora durante varios meses. Al hacerlo, el equipo notó que su atención muchas veces vacilaba y, curiosamente, durante los momentos fuera de foco, el aprendizaje de los estudiantes aumentó. 

“Las personas que perdían el enfoque con mayor frecuencia en realidad tenían respuestas más rápidas y precisas, lo que indica un mejor aprendizaje de los patrones codificados”.

Alexandra Decker, el neurocientífico cognitivo que dirigió el estudio

Tales hallazgos demuestran que la falta de concentración no siempre es algo malo. Por el contrario, podría ayudarnos a aprender pequeños detalles en nuestro entorno o incluso a integrar ideas o conceptos distantes. 

Los lapsos de atención son una señal para los cerebros sobrecargados

Por mucho que lo intentemos, nuestra atención fluctúa naturalmente. Eso es algo que, como seres humanos, no podemos evitar. Básicamente, porque los lapsos de atención afectan todo: desde la percepción básica hasta el aprendizaje y la memoria. 

Bombilla / Vía Pixabay

Ahora bien, durante mucho tiempo se ha pensado en estos lapsos de atención como algo “negativo”. Pero todo parece indicar que estos momentos en los que la mente divaga, podrían servir para buscar otros fragmentos de información en el entorno. Como por ejemplo, datos que tal vez no estén directamente relacionados con la tarea en cuestión, pero que aún así son útiles para el aprendizaje.

“Hacer conexiones entre conceptos remotos o ser capaz de generar una mezcla variopinta de nuevas ideas son dos aspectos de la creatividad. Estos podrían estar impulsados por los lapsos de atención”.

Alexandra Decker

Las personas que aprendieron más durante el estudio estaban en un estado de atención reducido, es decir, “fuera de la zona”. Sin embargo, lo que aprendieron no fue precisamente más útil. Según comentan los investigadores, comprendieron las relaciones entre piezas de información aparentemente no relacionadas que se les decía que ignoraran.

Por lo tanto, la falta de concentración puede ser un arma de doble filo: para mejorar el aprendizaje, pero de cualquier tipo de información. 

¿Estamos ante una nueva técnica de estudio?

Mujer estudiando / Vía Pixabay

Nos gustaría pensar que gracias a estos hallazgos el sistema educativo permitirá las distracciones en clase, pero no es el caso. Estos experimentos solo rascan la superficie de cómo nuestro cerebro registra y prioriza la información. Se necesitan más estudios para demostrar si cambiar entre períodos de concentración y menos concentración podría ser algo positivo para el aprendizaje.

De momento, lo único seguro es que deberíamos darle a nuestro cerebro algo de espacio para divagar y encontrar nuevas ideas en lugares poco probables. De lo contrario, nuestra mente podría sobrecargarse o perder el interés.

Referencias:

Pay attention and you might miss it: Greater learning during attentional lapses https://doi.org/10.3758/s13423-022-02226-6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *