Los químicos orgánicos de la Universidad de California en Los Ángeles han creado una versión sintética de una molécula descubierta recientemente en una esponja marina conocida como Lissodendoryx florida. Esta molécula, llamada ácido lisodendórico A, podría tener beneficios terapéuticos para la enfermedad de Parkinson y trastornos similares.

Según el estudio publicado en la revista científica Science, el ácido lisodendórico A parece contrarrestar otras moléculas que pueden dañar el ADN, el ARN. Así también las proteínas e incluso destruir células enteras. El equipo de investigación utilizó un compuesto inusual y poco conocido llamado aleno cíclico para controlar un paso crucial en la cadena de reacciones químicas necesarias para producir una versión utilizable de la molécula en el laboratorio.

Vía Pixabay.

Nuevas reacciones químicas para crear medicamentos

La inmensa mayoría de los medicamentos actuales se fabrican mediante química orgánica sintética. Una de las funciones de los científicos en el mundo académico es establecer nuevas reacciones químicas que puedan utilizarse para desarrollar rápidamente medicamentos. También moléculas con estructuras químicas complejas que beneficien al mundo. El autor correspondiente del estudio, Neil Garg, destacó que un factor clave que complica el desarrollo de estas moléculas orgánicas sintéticas es la quiralidad. Muchas moléculas pueden existir en dos formas distintas que son químicamente idénticas. Pero, además, son imágenes tridimensionales especulares la una de la otra, como una mano derecha y otra izquierda. Cada versión se conoce como enantiómero.

Para hacer frente a este reto y producir de forma rápida y eficaz sólo el enantiómero del ácido lisodendórico A que se encuentra casi exclusivamente en la naturaleza, Garg y su equipo emplearon alenos cíclicos como intermedio en su proceso de reacción de 12 pasos. Descubiertos por primera vez en la década de 1960, estos compuestos altamente reactivos nunca antes se habían utilizado para fabricar moléculas de tal complejidad.

Vía Pixabay.

Conclusión

En conclusión, los científicos han logrado un avance significativo en el campo de la química orgánica sintética al crear una versión sintética de una molécula descubierta recientemente en una esponja marina conocida como «Lissodendoryx florida». A esta molécula se la conoce como ácido lisodendórico A.

Este avance podría tener beneficios terapéuticos para la enfermedad de Parkinson y trastornos similares. El equipo de investigación utilizó un compuesto inusual y poco conocido llamado aleno cíclico para controlar un paso crucial en la cadena de reacciones químicas necesarias para producir una versión utilizable de la molécula en el laboratorio.

Además, este avance podría resultar ventajoso en el desarrollo de otras moléculas complejas para la investigación farmacéutica. Sin embargo, aún se necesita investigar más sobre las posibles aplicaciones y efectos de la molécula.

Referencias:

Total synthesis of lissodendoric acid A via stereospecific trapping of a strained cyclic allene: https://doi.org/10.1126/science.ade0032

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *