Cuando llega la hora de dormir, y es imposible conciliar el sueño, muchas personas usan la música como somnífero. Abren Spotify, se ponen un par de audífonos, y dejan que las canciones hagan todo el trabajo. 

Pero, a veces, esta estrategia no funciona. Eso es porque no están escuchando música para dormir. 

A menudo se piensa que todas las canciones tranquilas y lentas dan sueño, cuando realmente no es así. En las listas de música para dormir de Spotify podemos encontrar también pistas más rápidas, más fuertes y más enérgicas. 

Un estudio reciente de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, reveló las características que debería tener una canción para dormir y no es lo que imaginas.

Así es la música que te ayuda a dormir

Categorías de música para dormir / Créditos: PLOS

Después de analizar 25.626 pistas de 985 listas de reproducción que están asociadas con el sueño, los investigadores dieron con seis categorías a tener en cuenta.

  • Música ambiental.
  • Instrumentales.
  • Pistas de radio.
  • Canciones habladas.
  • Temas acústicos.
  • Y música en vivo.

Si bien es cierto que tres de las categorías, incluida la música ambiental, se alinean con el estereotipo de música para dormir, las otras tres no. El resto de categorías incluían música más fuerte, como «Dynamite» de la banda BTS o «lovely (with Khalid)» de Billie Eilish y Khalid.

De hecho, los géneros más frecuentes en el estudio fueron pop, ambient y lo-fi. La música clásica estaba en séptimo lugar, casi al fondo de la lista. Por lo tanto, el equipo concluyó que la música para dormir realmente no es tan limitada como parece. 

Cada persona elige música diferente para conciliar el sueño

Si hoy en día pensamos que la música para dormir debe ser calmada, es porque históricamente vinculamos las canciones de cuna con el sueño. Es decir, con melodías que tienen un tempo bajo, como nuestra respiración o los latidos del corazón. 

No obstante, el “tempo” es solo una de las características universales de este tipo de música. Existen otras tres cualidades que podemos tomar en cuenta al momento de buscar una canción para conciliar el sueño.

  • Los Instrumentales. Cualquier canción instrumental podría servir, aunque tenga un tempo medio (de 85 y 115 BPM respectivamente). Incluso los instrumentales de pistas alegres y llenas de ganchos melódicos, pues hay estudios que sugieren que las pistas no habladas promueven el sueño al relajar la actividad en el cerebro.
  • La familiaridad. Las canciones populares podrían ayudar potencialmente a la relajación y el sueño de algunas personas, aunque sean más ruidosas. Esto debido a que la música familiar se vuelve predecible para el cerebro, así que no tiene que dedicarle tanta atención o energía.
  • Y la repetición. Del mismo modo, la música que es muy repetitiva, ya sea por el ritmo o por la letra, también puede ayudarnos a dormir como bebés. Principalmente porque el cerebro se familiariza rápidamente con estas piezas.

Así que, como puedes observar, no existe una talla única cuando se trata de la música que la gente elige para dormir. Basándonos en estas características, podríamos hacer una playlist que tuviera desde “Canon in D” hasta “As it was” de Harry Styles.

«Con este estudio descubrimos que, aunque la música para dormir en general es más suave y lenta, la música que la gente usa para dormir muestra una gran variación que incluye más energía y tempo. Esto puede mejorar nuestra comprensión de cómo la música se utiliza para regular el comportamiento humano».

Rebecca Jane Scarratt, investigadora en la Universidad de Aarhus

Por lo que la próxima vez que busques música para dormir, no te limites a lo tradicional. Escoge las canciones que se adapten a tu estilo musical, ponte esos audífonos y deja que el sueño haga el trabajo.

Referencias:

The audio features of sleep music: Universal and subgroup characteristics https://dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0278813

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *