¿Alguna vez has dormido con un ventilador de fondo? ¿O con tu celular vibrando en la cama? Muchos piensan que estos ruidos pueden ayudarte a descansar como un bebé. 

De hecho, expertos recomiendan a los pacientes con insomnio escuchar “ruidos blancos” como estos antes de dormir. Esto debido a que, según cuenta la leyenda, tales zumbidos pueden enmascarar otros sonidos no deseados que sí interrumpen el sueño. Como por ejemplo, el tráfico en la calle o la voz de tu vecino ruidoso. 

Sin embargo, la utilidad de los ruidos blancos es un tema candente en la comunidad científica. Hay quienes apoyan esta técnica para potenciar las horas de descanso y, por otro lado, quienes simplemente piensan que es una locura. 

¿Qué parte tiene la verdad? Intentaremos llegar al fondo de esto con las investigaciones que se han hecho al respecto.

El rol de los ruidos blancos

Así se oyen los ruidos blancos

Un ruido blanco es, literalmente, una señal sin patrones. Contiene todas las frecuencias audibles que existen, pero con la misma amplitud. Por lo tanto, se percibe como algo constante, ya que no hay ninguna onda de sonido que predomine por encima de otra. 

Posiblemente, el ruido blanco más característico es el de un televisor o una radio con estática. Pero hoy en día casi todos los aparatos electrónicos emiten algo parecido: desde el aire acondicionado con su zumbido constante, hasta los móviles con apps que incorporan estos ruidos.

Algunos estudios afirman que el ruido blanco hace que nuestro umbral auditivo alcance su velocidad máxima. Esto quiere decir que, en presencia de este tipo de sonidos de fondo, otros estímulos auditivos pasan desapercibidos para nuestro cerebro. Es por eso que se dice que puede mejorar algunos elementos del sueño.

De hecho, un experimento reciente con 10 personas en el vecindario más ruidoso de Nueva York encontró que el ruido blanco ayudó a enmascarar el ruido ambiental. Y como resultado, los participantes se durmieron mucho más rápido. 

Peluche en la cama / Vía Pixabay

“El tiempo que transcurrió entre que las personas apagaron las luces y cayeron en la etapa 2 del sueño se aceleró un 38 %”.

Jinyoung Kim, profesor asociado de la Universidad de Nevada

Visto así, podríamos pensar que es mejor dormir con la televisión encendida a un volumen moderado, por ejemplo. Pero realmente la calidad del sueño no cambió, solo se durmieron más rápido. 

¿Dormir mejor o dormir temprano?

Otro equipo de investigación estudió las ondas cerebrales de las personas que dormían con ruidos blancos. Esto con el objetivo de ver si afectaban la calidad del sueño. Sin embargo, no percibieron ningún efecto positivo. 

A raíz de esto, se han postulado varias teorías que podrían explicar por qué se piensa que el ruido blanco nos ayuda a descansar mejor.

La principal sugiere que es porque evita que otros ruidos fuertes se cuelen en tus sueños cuando estás dormido. Esto debido a que, como mencionamos, al aumentar el nivel del umbral auditivo, el resto de sonidos pasan desapercibidos. Nuestro cerebro se adapta a ese ruido cuando estamos entrando en el sueño profundo, por lo que funcionan como un “tapón de oídos natural”

Mujer durmiendo / Vía Pixabay

Otra teoría plantea que ciertas frecuencias pueden promover el sueño. Por ejemplo, las ondas delta (0,5-4 Hertz), que son similares a las ondas cerebrales generadas durante el sueño REM. Y como el ruido blanco tiene todas las frecuencias, por rebote contiene ondas delta.

Finalmente, hay quienes piensan que el cerebro vincula el ruido blanco con el sueño. Es por eso que algunas personas bostezan cuando lo escuchan. 

No obstante, ninguna de estas teorías relaciona el ruido blanco con una mejor calidad de sueño. 

Así que, respondiendo a la pregunta inicial, ir a la cama con un ventilador de fondo o cualquier otro ruido constante puede ayudarte a dormir más rápido. Pero no hay ninguna evidencia de que eso te permita dormir mejor, al menos por ahora.

Quizás algún día este debate llegue a su fin y todos podamos dormir como bebés usando aparatos electrónicos.

Referencias:

Broadband Sound Administration Improves Sleep Onset Latency in Healthy Subjects in a Model of Transient Insomnia https://doi.org/10.3389%2Ffneur.2017.00718

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *