La inflamación es una respuesta normal del cuerpo a lesiones e infecciones. Pero cuando se vuelve crónica, puede dañar las células y contribuir a enfermedades como la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple. Los investigadores han descubierto una clave en el control de la inflamación: los receptores específicos en el nervio vago.

En un estudio reciente, publicado en la revista Molecular Medicine, el equipo de investigadores examinó a ocho ratones. La mitad de estos tenían alteraciones genéticas para que carecieran de un receptor específico en el nervio vago que es sensible a ciertas moléculas inflamatorias.

Los investigadores inyectaron a los ratones una citoquina conocida por producir cambios en la temperatura corporal. Con ello descubrieron que los ratones modificados genéticamente mantuvieron su temperatura, mientras que los otros desarrollaron hipotermia. Esto sugiere que los receptores del nervio vago son esenciales para que el cuerpo detecte la inflamación.

Vía Freepik.

Los receptores del nervio vago detectan y controlan la inflamación

En un segundo experimento, el equipo inyectó una molécula tóxica en un grupo separado de 19 ratones para causar una tormenta de citoquinas, una excesiva producción de citoquinas que produce una inflamación potencialmente mortal.

Los investigadores activaron los receptores del nervio vago en 10 de estos ratones mediante optogenética, una técnica para encender y apagar células mediante luz. Los ratones producieron la mitad de citoquinas en promedio que aquellos que no tenían estos receptores activados y presentaron un daño inflamatorio significativamente menor.

En conjunto, estos hallazgos indican que estos receptores específicos en el nervio vago no solo detectan la inflamación, sino que también la controlan al enviar señales al cerebro cuando es necesario desactivar las respuestas inflamatorias.

Según Kevin Tracey, uno de los autores del estudio, estos hallazgos son importantes porque proporcionan una nueva forma de pensar sobre cómo el cerebro y el sistema nervioso interactúan con el sistema inmunológico para controlar los resultados de las infecciones y lesiones, y pueden guiar el desarrollo de nuevas terapias para personas con enfermedades crónicas caracterizadas por una inflamación excesiva. Es importante seguir investigando en estos receptores específicos en el nervio vago para conocer mejor cómo funcionan y cómo podrían usarse en el tratamiento de enfermedades inflamatorias.

Vía Freepik.

Conclusión

Los receptores específicos en el nervio vago se identificaron como una clave en el control de la inflamación en ratones. Si esto también es cierto en humanos, estos receptores podrían ser el objetivo de futuras terapias para afecciones inflamatorias como la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple.

Los estudios sugieren que estos receptores no solo detectan la inflamación, sino que también la controlan al enviar señales al cerebro cuando es necesario desactivar las respuestas inflamatorias. Es importante continuar investigando en estos receptores específicos en el nervio vago. Esto ayudará a conocer mejor su funcionamiento y cómo podrían sse pueden usar en el tratamiento de enfermedades inflamatorias.

Referencias:

Transient Receptor Potential Ankyrin-1-expressing vagus nerve fibers mediate IL-1β induced hypothermia and reflex anti-inflammatory responses: https://doi.org/10.1186/s10020-022-00590-6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *