Los investigadores de la Universidad de Vanderbilt han descubierto que reducir la actividad del receptor de captación de hierro disminuye los síntomas del lupus eritematoso sistémico (LES) y estimula la actividad de las células T reguladoras antiinflamatorias. Esta nueva estrategia podría dar lugar a una mejor forma de tratar esta enfermedad autoinmune crónica.

¿Qué es el lupus? El lupus es una enfermedad autoinmune crónica que se caracteriza por el ataque de los tejidos del cuerpo por parte del sistema inmunitario. Dicha enfermedad puede causar dolor, hinchazón y daño a los órganos. En la actualidad, la Lupus Foundation of America estima que alrededor de 5 millones de personas en todo el mundo padecen alguna forma de lupus.

El belimumab, un agente biológico específico para el tratamiento del LES, fue aprobado en el año 2011 para moderar los signos de la enfermedad. Sin embargo, el descubrimiento de nuevas terapias para el lupus ha sido un gran desafío, debido a la complejidad de la enfermedad.

Vía iStock.

Explorando el metabolismo de hierro en las células T

Kelsey Voss, becaria postdoctoral de investigación en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, comenzó a examinar el metabolismo de las células T en el lupus. Como resultado, descubrió que el hierro parecía ser un «punto de conexión» entre muchos de los problemas de las células T. Esto llevó a preguntarse por qué las células T de los pacientes con lupus tenían niveles altos de hierro, a pesar de que los pacientes a menudo estaban anémicos.

Para investigar el metabolismo de hierro de las células T en el lupus, Voss y el doctor Jeffrey Rathmell del VUMC recurrieron a la experiencia de otros expertos. Voss luego usó una pantalla de edición de genoma CRISPR para evaluar los genes que controlan el hierro en las células T. De modo que le permitió detectar el receptor de transferrina, que es responsable de la manipulación del hierro.

Los investigadores descubrieron que el receptor de transferrina se expresaba en mayor medida en células T de ratones propensos al LES y en células T de pacientes con LES. Esto provocaba un exceso de hierro. Para tratar esto, se usó un anticuerpo para bloquear el receptor. Es decir, reduciendo el hierro, inhibiendo la actividad de las células T inflamatorias y aumentando la de las células T reguladoras. Esto resultó en una reducción de la patología renal y hepática, y un aumento de la producción de IL-10, un factor antiinflamatorio.

Vía iStock.

Potenciales tratamientos

Es sorprendente descubrir que el bloqueo del receptor de transferrina puede influir en la actividad de los linfocitos T inflamatorios y reguladores. Los investigadores están buscando formas específicas de manipular la expresión del receptor para obtener el efecto deseado. Esto puede dar lugar a una terapia que bloquee selectivamente los linfocitos T inflamatorios sin afectar los linfocitos T reguladores, de modo que se pueda tratar la enfermedad autoinmune sin producir efectos secundarios indeseables.

En conclusión, explorar el metabolismo del hierro dentro de las células del sistema inmunitario podría brindar una nueva estrategia para tratar el lupus eritematoso sistémico (LES). El descubrimiento de una terapia que bloquee selectivamente los linfocitos T inflamatorios sin afectar los linfocitos T reguladores puede ser un avance significativo en el tratamiento de esta enfermedad autoinmune crónica.

Referencias:

Elevated transferrin receptor impairs T cell metabolism and function in systemic lupus erythematosus: https://doi.org/10.1126/sciimmunol.abq0178

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *