Las enfermedades mentales son un grave problema de salud. Es por eso que las personas intentan evitar a toda costa patologías que afecten su estado de ánimo, como la depresión o la ansiedad. Esto mediante aplicaciones mindfulness o terapias en casa. Sin embargo, parece que los adultos con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) no corren con la misma suerte.

Un nuevo estudio confirmó que, aquellos con altos niveles de TDAH en la adultez, tienen más probabilidades de experimentar crisis de ansiedad o depresión. Incluso más que los adultos autistas, otra afección preocupante en el neurodesarrollo de un niño.

Esto quiere decir que las personas con déficit de atención son más propensas a tener una mala salud mental. Sin embargo, con una atención médica oportuna podrían romper esta tendencia. 

Los efectos del TDAH son más serios de los que pensábamos

El TDAH es una condición neurológica, caracterizada por la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad. Estos síntomas suelen ser bastante comunes en otras afecciones del neurodesarrollo. Es por eso que, históricamente, nadie ha estudiado en profundidad el déficit de atención o su vínculo con otras enfermedades mentales, al menos hasta ahora. 

Cerebro Humano / Vía Pixabay

Los investigadores de este nuevo estudio, publicado en la revista Scientific Reports, son los primeros en medir la fuerza con la que los rasgos de personalidad del TDAH se relacionaban con una mala salud mental. Y sus resultados no son alentadores para los adultos con este trastorno.

Resulta que cuanto más altos son los niveles de los rasgos del TDAH, más probable es que una persona tenga pensamientos ansiosos y depresivos. El equipo todavía no ha determinado la razón exacta, pero creen que puede deberse a que las personas con déficit de atención tienen malas relaciones sociales. Principalmente porque son más propensos que los autistas a mostrarse hostiles, presumir o ser mandones con sus compañeros, lo que ocasiona malos entendidos.

Además, el TDAH es una afección que persiste a lo largo de la vida, por lo que cada año estos problemas empeoran. Es por eso que los adultos con un alto déficit de atención tienen más probabilidades de sufrir algún problema de salud mental.

«El TDAH afecta a muchas personas, tanto niños como adultos, y el hecho de que más personas estén dispuestas a hablar al respecto es bienvenido. Este es un paso hacia el reconocimiento del impacto más amplio de TDAH no controlado ni tratado”.

Luca Hargitai, investigador principal de la Universidad de Bath

Rompiendo tabús en el estudio del TDAH

Niño dibujando / Vía Pixabay

Hasta ahora, se pensaba que el autismo era más preocupante que el TDAH en términos de salud mental. En esencia, porque el Trastorno de Espectro Autista (TEA) también parece impulsar pensamientos ansiosos y depresivos. 

Sin embargo, estos hallazgos sugieren que el déficit de atención tiene un mayor impacto en los adultos. Así que los servicios de salud deberían ofrecer de ahora en adelante atención especializada para el TDAH en adultos. Y tales pacientes, a su vez, deberían acudir regularmente a recibir un tratamiento clínico. 

«La necesidad de capacitar mejor a los profesionales de la salud tanto en la atención primaria como en la secundaria es ahora más evidente”.

Luca Hargitai

Para los adultos con déficit de atención puede que las aplicaciones de mindfulness o las terapias caseras no sean suficientes. Pero con el apoyo de un profesional podrían prevenir la aparición de la ansiedad y la depresión, a pesar de vivir tiempos difíciles.

Referencias:

Attention-deficit hyperactivity disorder traits are a more important predictor of internalising problems than autistic traits https://dx.doi.org/10.1038/s41598-022-26350-4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *