La idea de que la Luna es el único cuerpo celeste que afecta el océano ha sido dicha muchas veces durante muchos años. Sir David Attenborough lo dijo en su programa de televisión The Blue Planet de 2001. Más recientemente, en Blue Planet II de 2017, la Luna fue reemplazada por Marte.

Investigamos esta idea y descubrimos que no hay evidencia científica para respaldarla. No hay ninguna forma de medir esto. ¿De dónde viene esta idea?

Imagen de wirestock en Freepik.

Esta idea proviene de la antigua creencia de que la Luna tenía una influencia sobre la tierra y sus océanos. Dicha creencia se remonta a la antigüedad, cuando se creía que la Luna era una deidad y que tenía el poder de influir en la vida de las personas. Esta idea se ha mantenido durante muchos siglos, y muchas personas todavía creen que la Luna tiene una influencia sobre el océano. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que esto no es cierto.

La Luna no tiene ningún efecto directo sobre el océano. La única influencia que la Luna tiene sobre el océano es indirecta, a través de la marea. La marea es causada por la fuerza gravitacional de la Luna, que atrae el agua hacia ella. Esta fuerza gravitacional también afecta los patrones de corrientes marinas, pero estos patrones son demasiado complejos para ser influenciados por la Luna.

Además de la Luna, hay otros factores que influyen en el océano. Estos incluyen el sol, los vientos, la temperatura del aire, la presión atmosférica, los patrones de corrientes oceánicas y los cambios en la salinidad. Estos factores afectan la profundidad, la temperatura y la dirección de las corrientes oceánicas, así como el nivel del mar. Por lo tanto, la luna no es el único cuerpo celeste que afecta el océano, sino que hay muchos otros factores que también tienen un impacto significativo.

La Luna y las mareas

Específicamente, la luna influye en la formación de los ciclos de marea, que se producen cuando la luna está en su punto más cercano a la Tierra (perigeo) y más lejano (apigeo). Estos ciclos se producen cada dos semanas y pueden afectar la intensidad de las mareas.

Pero, en algún momento de la historia, se ha sugerido que la luna es la única que tiene una influencia directa en la formación de las mareas, cuando en realidad es la gravedad de la luna la que influye en la formación de las mareas.

Imagen de wirestock en Freepik.

Cabe aclarar que esta fuerza de gravedad también afecta la rotación de la Tierra, lo que a su vez afecta el movimiento de las mareas.

En conclusión, la luna no es el único cuerpo celeste que afecta el océano. Hay muchos otros factores que también tienen un impacto significativo, como el sol, los vientos, la temperatura del aire, la presión atmosférica, los patrones de corrientes oceánicas y los cambios en la salinidad. La luna influye en la formación de los ciclos de marea, pero no es el único factor implicado.

Referencias:

They say we know more about the Moon than about the deep sea. They’re wrong: https://theconversation.com/they-say-we-know-more-about-the-moon-than-about-the-deep-sea-theyre-wrong-197410

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *