Al igual que una deuda, el sueño puede acumularse peligrosamente por no dormir las suficientes horas de noche. 

Se estima que uno de cada tres adultos tiene una “deuda con el sueño”, lo que no es una buena noticia. Debido a obligaciones laborales, turnos extras, responsabilidades familiares o problemas de salud, estas personas simplemente dejan de dormir 7 u 8 horas para hacerlo 4 o 5. Así pasan la mayor parte de la semana hasta que el sueño les cobra los intereses: falta de energía, fatiga, problemas de concentración y problemas de memoria. 

Quizás pienses que todos estos síntomas pueden desaparecer con una siesta, o mediodía durmiendo el fin de semana, pero no es así. La deuda tiene sus propias cláusulas y no es fácil engañarla. Por lo tanto, la mejor manera de escapar de sus efectos es aprendiendo cómo funciona y pagando cada hora perdida de sueño. 

Nosotros te ayudaremos a romper este compromiso, pero primero necesitamos aclarar algunos puntos importantes. 

¿Cómo se acumula la deuda de sueño?

La deuda de la que hablamos es realmente una analogía de lo que se conoce como “privación de sueño”, es decir, el estado físico y mental causado por no dormir lo suficiente durante muchas noches seguidas.

Hombre cansado / Vía Pixabay

Psicólogos y expertos utilizan este término con sus pacientes porque así es fácil comprender cómo funciona. Al igual que la deuda financiera, el sueño puede acumularse durante meses o incluso años. Mientras más horas se pierdan, mayor será la deuda. 

Por ejemplo, los trabajadores que duermen solo 5 horas durante la semana, acumulan 10 horas de sueño para el sábado y el domingo. Si por alguna razón no logran pagarlas esa semana, se amontonan para la siguiente. Así hasta que el deudor se haga cargo. 

Justamente por esto es tan difícil deshacerse de la deuda que tenemos con la almohada, y de su costo mental y físico. Después de todo, existen muchos factores que nos hacen perder el sueño. Entre ellos:

  • Los turnos laborales, pues los horarios varían cada vez más y los trabajadores no suelen darle importancia a los turnos largos o las jornadas de noche. 
  • Malos hábitos de sueño, por distracciones digitales como las redes sociales, que rompen con los ciclos naturales de sueño y vigilia.

Pagar la deuda con el sueño 

Mujer intentando recuperar el sueño en la calle / Vía Pixabay

Si no has dejado que tu deuda de sueño crezca demasiado, es posible pagarla cambiando solo algunos hábitos. Aunque debes tener en cuenta que todas las horas de sueño perdidas no se pueden recuperar en un fin de semana, simplemente durmiendo horas extra. Se trata de un proceso lento que puede tomar varios meses. 

Es por eso que los expertos recomiendan pagar esta deuda al día siguiente. Ya sea durmiendo más horas por la noche o poniendo el despertador un poco más tarde. 

A estas horas extra se les denomina “sueño de rebote”, y se pueden recuperarse siguiendo estas estrategias:

  • Establecer una rutina de sueño, por ejemplo, cambiando el horario laboral para poder dormir más o ciertas actividades familiares como sacar a los niños a pasear.
  • Convertir tu cama en un santuario para el descanso, cambiando regularmente la almohada o calentando las sábanas para inducir el sueño.
  • Evitar productos que promuevan el insomnio, como la cafeína durante el día.
  • Alejar las pantallas de la cama, ya que este tipo de luz inhibe la producción de la hormona que controla los ciclos de sueño y vigilia.
  • Y tomar siestas cortas. Eso sí, en un horario adecuado para que no interfiera con el ciclo de sueño más importante por la noche.

Es más fácil recuperarse de una noche de insomnio que de una semana crónica de sueño

Trasnocharse / Vía Pixabay

Como puedes ver, con estos pequeños cambios es posible pagar poco a poco los intereses y evitar así todos los efectos a corto plazo de la deuda con el sueño. Es decir, la niebla mental, la somnolencia extrema, los cambios de humor, o efectos más severos como la diabetes, la obesidad y el deterioro cognitivo. 

Por lo tanto, si no te despiertas con energía desde hace mucho tiempo, te recomendamos ponerte al día con el sueño lo más pronto posible. Una vez que pagues su deuda podrás disfrutar del verdadero descanso.

Referencias:

Sleep Debt https://thesleepdoctor.com/sleep-deprivation/sleep-debt/ 

Estimating individual optimal sleep duration and potential sleep debt https://doi.org/10.1038%2Fsrep35812

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *