La IA ha triunfado como ninguna otra tecnología en el mundo del arte. Hoy en día, existen miles de algoritmos que pueden generar imágenes a partir de una descripción. De hecho, hay hasta modelos especializados, como Stable Diffusion, que hacen verdaderas obras de arte al nivel de un profesional. Pero, ¿realmente es arte generada por IA lo que vemos en todas partes?

Muchos desarrolladores dirían que sí, ya que dan como resultado piezas nunca antes vistas. No obstante, el método que usan estas herramientas de inteligencia artificial para crear arte es bastante cuestionable. 

Los artistas, Sarah Andersen, Kelly McKernan y Karla Ortiz, afirman que las IA emplean miles de millones de imágenes recopiladas de la web, entre ellas trabajos artísticos, para crear un estilo específico. Por lo tanto, las imágenes hechas con IA sí que tienen copyright: el de cada una de las obras de arte que se usaron ilegalmente para darle forma. 

Por tal motivo, estos tres artistas han iniciado una demanda conjunta contra Stability AI, DeviantArt y Midjourney, alegando que usan una IA que remezcla las obras protegidas de cientos de artistas.

El proceso artístico de la IA 

Arte de IA / Vía Pixabay

Desde 2022, hemos escuchado a personas en todo el mundo, especialmente escritores y artistas, que están preocupados por los sistemas IA. En principio creíamos que todo esto no era más que paranoia, pero ahora existen algunas pruebas legales que apoyan su preocupación. 

Stable Diffusion, posiblemente el generador de arte más importante, contiene cinco mil millones de imágenes con derechos de autor. Así lo indica Mateo Butterick, el abogado de estos tres artistas que expuso el caso.

Resulta que este modelo pertenece a una categoría llamada IA generativa. Esto quiere decir que se entrena copiando imágenes en la web, para luego poder combinarlas dependiendo de los requerimientos del usuario.

Por ejemplo, cuando se le pide un gato semirealista a la IA, lo que está hace es mezclar varias ilustraciones semirealistas para crear “algo nuevo”. Cabe destacar, que todo eso es sin el consentimiento de los artistas originales.

“Stable Diffusion se basa en un proceso matemático llamado difusión para almacenar copias comprimidas de estas imágenes de entrenamiento, que a su vez se recombinan para obtener otras imágenes. Es, en definitiva, una herramienta de collage del siglo XXI”.

Mateo Butterick

Así que las imágenes resultantes pueden o no parecerse exteriormente a las imágenes de entrenamiento. Pero, sin lugar a dudas, todas son copias de algún trabajo previo.

¿Copiar la tarea, pero que no se note?

Proceso de difusión que usan la mayoría de las IA generadoras de imágenes / Créditos: Stablediffusionlitigation

Para los artistas, este es el robo de arte más grande de la historia. Incluso superior al del Museo Isabella Stewart Gardner en 1990. Principalmente porque el valor de esta apropiación indebida sería diez veces más costosa, de aproximadamente 5 mil millones de dólares.

Además, existe otro problema preocupante a raíz de modelos IA como Stable Diffusion: cada vez es más difícil distinguir del arte creado por humanos, lo que plantea dudas sobre la autenticidad y el valor. 

Como se trata de imágenes tan parecidas, hechas con el mismo molde por así decirlo, Stable Diffusion podría inundar el mercado con un número esencialmente ilimitado de piezas artísticas gratuitas o económicas. Algo que afectaría permanentemente a la industria.

“En la primera fase, Stable Diffusion toma una imagen y le agrega progresivamente más ruido visual para cambiar su forma. Habiendo registrado los pasos que convierten una determinada imagen en ruido, la IA puede ejecutar esos pasos hacia atrás. Al eliminar el ruido, produce una copia de la imagen original sin mucho esfuerzo”.

Mateo Butterick

El futuro del arte: ¿con o sin IA?

Perrito hecho con IA / Vía Pixabay

Algunos expertos legales han argumentado que las leyes de derechos de autor existentes no son suficientes para abordar estos problemas. Esto debido a que, en términos de derechos de autor, los resultados de la IA no son diferentes a una imagen JPEG comprimida de ciertos datos digitales. 

La aterradora verdad sobre los derechos de autor de la IA es que nadie sabe qué pasará después. Muchos no piensan que este método para crear arte, conocido en inglés como “scrape” o raspar, sea ilegal. Principalmente porque el software tampoco junta fragmentos de imágenes en forma de collage, sino que crea obras nuevas basadas en estas representaciones matemáticas. 

Por lo tanto, puede que la demanda de estos artistas no llegue a ningún hasta que no se modifiquen las normas de copyright y copyleft. 

En cualquier caso, ahora sabemos algo muy importante: el arte de la IA no es 100% original, así que tampoco está libre de derechos de autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *