Respirar es importante para la vida. Ayuda a llevar oxígeno al cuerpo y a sacar dióxido de carbono. La respiración también tiene beneficios para la salud mental y física. Estudios científicos han demostrado que algunas técnicas de respiración pueden ayudar a mejorar la salud. Mientras que la pandemia de COVID-19 ha destacado la importancia de la respiración para la salud. Ahora los investigadores están estudiando cómo la respiración afecta la mente y el cuerpo.

Un estudio reciente descubrió que respirar de manera estructurada durante cinco minutos al día puede mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad. Los investigadores de la Universidad de Stanford encontraron que esto es tan efectivo como la meditación de atención plena. En concreto, respirar de manera estructurada puede ser una herramienta útil para mejorar la salud mental, al igual que los antidepresivos.

En su estudio, los científicos descubrieron que la forma en que respiramos afecta nuestro cuerpo de muchas maneras. Respirar lentamente a un ritmo de seis respiraciones por minuto reduce la respuesta de los quimiorreceptores a la falta de oxígeno y a la acumulación de dióxido de carbono. Esto puede ayudar a reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Por su parte, la respiración nasal también afecta el cerebro de maneras diferentes a la respiración bucal, lo que puede ayudar a disminuir los niveles de estrés y ansiedad. Además, el simple acto de inhalar aumenta los niveles de alerta y el aprendizaje.

Vía Freepik.

Respiración estructurada y salud mental

La respiración estructurada es una técnica de respiración consciente que se utiliza para reducir el estrés y la ansiedad. Esta técnica se basa en la respiración profunda y controlada, que se lleva a cabo contando y sincronizando la respiración con el movimiento del cuerpo. Se ha demostrado que mejora la salud mental al reducir el estrés y la ansiedad, mejorar el estado de ánimo, aumentar la energía y la concentración, y promover la relajación. Por otro lado, la respiración estructurada también puede ayudar a reducir los síntomas de la depresión, el insomnio, la fatiga y los trastornos de ansiedad.

En el experimento, los participantes contaron sobre su estado de ánimo y salud cada día. Si pasaban cinco minutos practicando respiración, mostraron mejoras en su salud mental y física al final del mes.

El estudio probó tres técnicas de respiración diferentes: suspiros cíclicos, respiración de caja y hiperventilación cíclica con retención. Solo una de ellas funcionó mejor. Los que practicaron suspiros cíclicos tuvieron mayores mejoras que los que practicaron la respiración de caja o la hiperventilación cíclica. Todas las técnicas de respiración y de atención plena mostraron beneficios, pero los grupos de técnicas de respiración tuvieron un mayor aumento en el afecto positivo.

Hay varias formas de ejercicios de respiración que pueden ayudar a calmar el cuerpo y la mente. La respiración de caja, el suspiro cíclico y la hiperventilación controlada son algunos de ellos. Estos ejercicios de respiración afectan directamente la frecuencia cardíaca, lo que puede causar efectos calmantes inmediatos. La meditación consciente también puede ayudar a reducir el estrés, pero los efectos no son tan inmediatos.

Los investigadores creen que necesitan hacer más investigación para entender mejor la diferencia entre respirar con control y meditar pasivamente. Pero hay algo en tener una actitud intencional que puede ayudar a mejorar la salud. Como personas, no tenemos el control total de nuestros cuerpos y eso puede ser aterrador. Tomar el control, incluso solo para tomar una respiración profunda, puede ser lo que necesitamos para sentirnos mejor.

Vía Freepik.

En pocas palabras…

Respirar es una actividad esencial para la vida. Estudios recientes han demostrado que la respiración estructurada puede mejorar la salud mental y física. Esta técnica se basa en la respiración profunda y controlada, que se lleva a cabo contando y sincronizando la respiración con el movimiento del cuerpo.

Entre los ejercicios de respiración se encuentran la respiración de caja, el suspiro cíclico y la hiperventilación controlada. Estos pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad.

Por lo tanto, la respiración estructurada puede ser una herramienta útil para mejorar la salud mental y física.

Referencias:

Brief structured respiration practices enhance mood and reduce physiological arousal: https://doi.org/10.1016/j.xcrm.2022.100895

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *