Antes de empezar una nueva dieta, hay algo que deberías saber: la pasta es más saludable de lo que piensas.

Esta masa hecha con harina, agua y huevo no merece su mala reputación, ni mucho menos ser excluida de todas las dietas populares. 

Un buen plato de pasta puede ser una de las cosas más placenteras y saludables del mundo. Principalmente porque, contrario de lo que puedas creer, no es un festival de carbohidratos y salsas ultraprocesadas que contribuyen al aumento de peso

La pasta posee también micronutrientes esenciales, tanto vitaminas como minerales. Es por eso que, a menos que seas celíaco, no hay razón para evitar este alimento. 

Más saludable que el pan o las papas

Preparación de pasta casera / Vía Pixabay

Ahora que sabes esta primicia sobre la pasta, es momento de explicar por qué es saludable.

Una taza de pasta cocida de unos 145 gramos tiene aproximadamente 38 gramos de carbohidratos, 7,7 gramos de proteínas y 0,6 gramos de grasas. Pero, además, brinda calcio, magnesio, fósforo, potasio, ácido fólico y todas las vitaminas del complejo B.

En la página oficial de Food Standards podemos ver lo que aporta un buen plato de este alimento. 

Si bien es cierto que la pasta es principalmente carbohidratos, no por ello es menos saludable. Quienes la consideran así, tienen un enfoque reduccionista de la nutrición en el que describen un alimento en función de solo uno de sus componentes clave. Pero, para los nutricionistas, cada plato está repleto de macronutrientes saludables. 

Las grasas, los carbohidratos y las proteínas también son macronutrientes, cuya función es producir energía. Consumir demasiado o muy poco, puede tener consecuencias para la salud. Es por eso que siempre se recomienda un alimento con estas características para garantizar que obtengamos suficientes vitaminas y minerales que vienen con la energía. Y usualmente ese alimento suele ser la pasta, pues es más saludable a nivel nutricional que otros “carbohidratos” como el pan o las papas.

Por qué es necesario incluir pasta en una dieta saludable

Pasta / Vía Pixabay

Entre el 45 y el 65% de nuestra energía proviene de los carbohidratos, así como el 30% de las proteínas y el 35% de las grasas. Cualquier alimento rico en harina o almidón posee estos macronutrientes, pero no en la proporción adecuada. 

Según los expertos, los carbohidratos y proteínas en la pasta equivalen aproximadamente a una proporción de 5:1, muy dentro del rango aceptable de distribución de macronutrientes. 

Lo que esto significa es que la pasta en realidad tiene suficiente proteína como para equilibrar los carbohidratos. Probablemente debido a que contiene huevo y trigo, dos proteínas naturales. O también, al hecho de que la pasta nunca se come sola, por lo que ayuda a las personas a comer más verduras y carnes en trozos.

Además, se ha demostrado que las personas pierden más peso cuando incluyen pasta en su dieta, es decir, un carbohidrato saludable. 

“La pasta era mejor para los niveles de glucosa en sangre después de las comidas que el pan o las papas”.

Emma Becker, investigadora de la Universidad de Newcastle

Y las noticias sobre la pasta se vuelven aún mejores cuando la comemos como sobra.

El valor de la pasta sobrante 

Plato de pasta recalentado / Vía Pixabay

Cuando la pasta se cocina y se enfría, algunos de los carbohidratos se convierten en almidón resistente. Este almidón aporta menos energía y es mejor para los niveles de azúcar en sangre. Por lo tanto, la pasta sobrante, tiene menos calorías que la noche anterior.

Eso aplica para todos los tipos de pasta:

  • La pasta integral, que tiene un mayor contenido de fibra, lo que es beneficioso para la salud intestinal.
  • La pasta sin gluten, que tiene menos proteínas pero aporta más nutrientes.
  • O la pasta tradicional de trigo, que se considera la más equilibrada.

Aunque cabe destacar que comer sobras de pasta luego de 5 días puede ser mortal, por lo que lo recomendable sería devorar esas sobras al día siguiente.

Una taza de pasta cocida, sin importar el tipo, tiene aproximadamente una cuarta parte de la ingesta diaria recomendada de vitaminas B1 y B9, la mitad de la ingesta recomendada de selenio y el 10% de nuestras necesidades de hierro.

Así que en la próxima dieta no debería faltar la pasta, pues es posiblemente el “carbohidrato” más saludable.

Referencias:

A systematic review on the relations between pasta consumption and cardio-metabolic risk factors https://doi.org/10.1016/j.numecd.2017.07.005 

Stop hating on pasta – it actually has a healthy ratio of carbs, protein and fat https://theconversation.com/stop-hating-on-pasta-it-actually-has-a-healthy-ratio-of-carbs-protein-and-fat-197416 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *