La NASA encontró un exoplaneta que, a simple vista, parece una copia del nuestro. Este nuevo mundo, llamado TOI-700 e, también es rocoso y tiene un tamaño similar al de la Tierra. Además, se encuentra tan solo a 100 años luz del Sistema Solar. 

Si esta descripción te resulta familiar es porque, en 2020, también se detectó otra “segunda Tierra”: el Kepler-1649c. Pero el hallazgo del exoplaneta TOI-700 e es un poco más especial.

Los astrónomos aseguran que, de los más 5.000 planetas descubiertos que orbitan alrededor de otras estrellas, este es el único del que se podría aprender algo. ¿Por qué? Aquí te lo explicamos. 

¿Qué hace que sea especial el exoplaneta TOI-700 e?

De acuerdo con Joey Rodríguez, un experto en exoplanetas, el TOI-700 e tiene una cualidad que lo hace destacar por encima del resto: se trata del primer planeta del tamaño de la Tierra descubierto en una zona habitable optimista. Por lo tanto, es potencialmente capaz de sustentar vida tal como la conocemos.

Los científicos definen la zona de habitabilidad optimista como el intervalo de estrella en el que podría haber agua líquida. Se estima que este se encuentra entre 0.58 y 0.88 planetas por estrella, y se extiende a ambos lados de la misma.

Hallar otros mundos en esta zona habitable no es tan difícil. De hecho, en la estrella en la que orbita el TOI-700 e, hay otros tres exoplanetas cercanos. Ahora, encontrar un mundo del tamaño de la Tierra en esta región sí es toda una hazaña. Y como tal, hay muchas cosas que se pueden aprender solamente observando.

El hallazgo del exoplaneta TOI-700 e brinda una valiosa oportunidad para estudios detallados. Esto por varias razones.

Se trata de un exoplaneta accesible 

Tierra y Luna / Vía Pixabay

En comparación con otros candidatos, el TOI-700 e no está lejos de nuestro alcance. Se encuentra a solo 100 años luz de distancia, en la estrella anfitriona que da origen a su nombre, la TOI-700. Por lo tanto, el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la NASA puede rastrear su ubicación en cualquier momento.

De hecho, el hallazgo del exoplaneta TOI-700 e se produjo gracias a que orbita muy cerca de la estrella, y por ende, recibe más luz.

“Tener una estrella anfitriona cercana y brillante nos permite lograr la sensibilidad necesaria para medir aspectos clave como la masa de los planetas y la composición de la atmósfera de un planeta”.

Joey Rodríguez

Proporciona información valiosa 

Exoplaneta TOI-700 e / Créditos: La NASA

Aunque se han registrado miles de exoplanetas cercanos, realmente sabemos poco sobre cómo se forman alrededor de otras estrellas. En parte, por la distancia a la que se encuentran del sistema solar. Pero también, por lo difícil que es ver estos mundos. 

Normalmente, los exoplanetas parecen manchas borrosas en el lente de un telescopio. Sin embargo, esto no ocurrió con el hallazgo de este exoplaneta TOI-700 e, debido a que se encuentra en la zona habitable: entre las órbitas de los planetas b y c.

Su posición privilegiada puede ayudar a los astrónomos a entender cuán habitables son estos exoplanetas, más allá de su parecido con la Tierra.

Marca un hito importante en la búsqueda de vida extraterrestre

Exploración espacial / Vía Pixabay

El hallazgo del exoplaneta TOI-700 también ha captado la atención de los más asiduos a las teorías de vida extraterrestre. 

Según la NASA, es casi idéntico a la Tierra en cuanto a su tamaño: alcanza el 95 % de las dimensiones terrestres. Además, posee cuerpo rocoso y, posiblemente, agua líquida en su superficie. En pocas palabras, este exoplaneta tiene todo lo necesario para el desarrollo de la vida. 

Incluso es probable que TOI 700 e se encuentre bloqueado por mareas. Esto quiere decir que un lado del planeta siempre mira hacia la estrella, al igual que un lado de la Luna siempre gira hacia la Tierra.

Aunque, para poder determinar si hay o no vida en este nuevo mundo, es necesario identificar firmas biológicas en la atmósfera.

Una fuente de motivación 

En definitiva, el hallazgo de este exoplaneta llamado TOI-700 e demuestra cuán importante es la búsqueda de otros mundos ajenos al nuestro. Sobre todo para entender si realmente podemos considerarlos una “segunda Tierra”.

Referencias:

NASA’s TESS Discovers Planetary System’s Second Earth-Size World https://www.nasa.gov/feature/nasa-s-tess-discovers-planetary-system-s-second-earth-size-world

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *