La legalización del CBD o cannabidiol es un debate que ha cobrado importancia en los últimos años, puesto que cada vez más personas la utilizan como medicina para aliviar diversos síntomas (+ info en el siguiente enlace). ¿Por qué se le confunde con la legalización de la marihuana? En este artículo te explicaremos y ahondaremos sobre la situación legal del CBD en Europa.

Para comenzar, no se debe confundir al CBD con la marihuana, porque a pesar de que pertenecen al mismo universo, están lejos de ser lo mismo. Partamos del hecho de que el cannabidiol o CBD es una sustancia química que se encuentra en la misma planta de la marihuana: cannabis sativa.

Nota curiosa: nuestro propio organismo genera sus propios cannabinoides, gracias al SEC o sistema cannabinoide.

Esta planta tiene múltiples cannabinoides —el CBD y el THC, los más populares— y dos variedades: el cáñamo y la marihuana. El THC o tetrahidrocannabinol es el que hace a esta planta “divertida” y es el cannabinoide que predomina en la marihuana. Por el contrario, el CBD no tiene ningún efecto psicoactivo y es predominante en el cáñamo.

Ambos datos son importantes, ya que serán la base para entender la situación legal del CBD en Europa y por qué hay controversia alrededor. Actualmente existen diversos productos en el mercado que contienen CBD y son completamente legales. Veamos el contexto.

Existen varias regulaciones en Europa en lo que respecta al consumo de productos con CBD. En algunos países como Alemania y Austria, el CBD es completamente legal para su uso medicinal. En Francia y España solo se permiten algunos tipos de medicamentos basados en cannabis que contienen algo de THC en su fórmula, pero en muy bajas cantidades.

Todos los productos que contienen CBD provienen del cáñamo con niveles muy bajos de THC —menos del 0,2%—, no obstante, también pueden incluir otros cannabinoides propios de la planta como el CBGA o CBG (cannabigerol). Es importante conocer las regulaciones del país donde vives para saber cuáles productos puedes comprar. 

Muchos productos cosméticos utilizan el CBD en sus componentes, y aunque la legislación ha sido flexible con la fabricación de estos productos, aún hay algunas exigencias legales en torno al porcentaje de THC. Imagen: Nataliya Vaitkevich vía Pexels.

Afortunadamente, en Europa la legislación es bastante flexible con respecto a los productos con derivados del cáñamo. Salvo en Francia y Suiza, países que exigen un nivel mayor de aprobación para cualquier producto que contenga más del 0% de THC. 

¿Y por qué se le presta tanta atención a la fabricación de estos productos? Esto se debe a que un protocolo de fabricación de mala calidad podría traducirse en la aparición de niveles no deseados de THC. Un fabricante podría cumplir con todos sus procesos, pero el cáñamo de donde extrae el CBD podría tener una concentración de THC de más del 0, 3%.

Las consecuencias de ello es que un producto aparentemente fabricado con extracto de cáñamo podría contener THC y sin revelar. Igual si esto te sucede, tranquilo, pues no afectará ningún resultado antidrogas.

Es cierto que en gran parte de Europa está permitido el uso medicinal de la marihuana, el uso recreacional es aún penado por la ley, excepto por Portugal. Desde 2001, el país despenalizó la posesión de marihuana, no obstante, no se puede comprar ni vender libremente sin permiso de las autoridades. 

Ahora, con respecto al cáñamo, su cosecha industrial está permitida en países como Rumanía, Italia y España. Sin embargo, cualquier empresa que vaya a incluir el CBD en la fabricación de productos como suplementos alimenticios cosméticos necesitará un permiso de la autoridad sanitaria correspondiente.

A pesar de los avances que se han podido observar en los últimos años con respecto a la situación legal del CBD en Europa, el futuro de la legalización al 100% se ve bastante distante. Esto se debe a la variedad de jurisdicciones propias de cada país que suelen afectar las transacciones comerciales fronterizas de los productos con componentes derivados del cannabis.

Sin embargo, podría decirse que hay más apertura sobre los beneficios del uso medicinal del cannabis. Eso se traduciría en una legalización más amplia de productos medicinales con componentes del cannabis, incluyendo aquellos con concentraciones mayores de THC.

¿Para qué se utiliza el CBD en medicina?

El CBD es un cannabinoide presente en el cáñamo que, a diferencia del THC —presente en la marihuana—, no tiene efectos psicoactivos en el organismo. De ahí que su uso medicinal sea seguro. Imagen: Kindel Media vía Pexels.

Hoy en día existe una gran variedad de productos que contienen CBD, tanto para uso cosmético como para uso medicinal. En este caso, algunos estudios han demostrado la efectividad del CBD para tratar casos severos de epilepsia que normalmente no responden a otros tratamientos. 

Otros usos medicinales del CBD abarcan el Parkinson, la esquizofrenia, diabetes, la esclerosis múltiple, el estrés y la ansiedad, especialmente el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG), Trastorno de Pánico (EP), ansiedad social, Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT). 

Si bien los hallazgos que han resultado de pruebas con humanos han demostrado una falta de efectos ansiogénicos y sedantes mínimos, así como ser una experiencia completamente segura, aún es necesaria bibliografía científica por desarrollar que respalde su uso clínico.

Tal vez en un futuro no tan próximo veamos más aceptación legal y comercial en torno a los beneficios que el extracto de cáñamo o CBD aportan a la salud.

Dicho esto, puedes ingresar fácilmente a la web de justbob.es y comprar cualquier producto de su catálogo. Esta es una empresa que se dedica a vender y distribuir productos derivados del CBD de una forma completamente legal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *