Un páncreas artificial podría ayudar a quienes viven con diabetes tipo 2, tanto o más que un trasplante de órgano. 

Este dispositivo no invasivo utiliza un sensor de glucosa, un sistema de infusión continua y un algoritmo de control que decide la cantidad de insulina a administrar. Gracias a esto, es capaz de duplicar el tiempo que los pacientes están en un rango de glucosa estable. 

Como bien sabemos, la diabetes tipo 2 hace que los niveles de azúcar en la sangre sean peligrosamente altos. Esto debido a que el cuerpo se vuelve resistente a la insulina, la hormona que se encarga de almacenar y transportar esta sustancia. 

El azúcar puede causar problemas graves en los ojos, los riñones, el corazón y los nervios. Por tal motivo, los científicos de la Universidad de Cambridge diseñaron un “páncreas” para evitar los picos de glucosa poco saludables. Y todo parece indicar que su versión tiene más potencial que los tratamientos estándar con fármacos, dietas y ejercicio.

Un páncreas artificial para la diabetes tipo 2

Así luce un páncreas artificial / Créditos: El periódico

Los investigadores reclutaron a 26 pacientes diabéticos para realizar la primera prueba del dispositivo. En un estudio reciente, se detalla todo el proceso de selección. Sin embargo, lo más llamativo de esta prueba son los resultados. 

Se evaluó la eficacia del páncreas artificial para la diabetes tipo 2 de la siguiente forma:

  • Primero, se consideró el tiempo que los pacientes pasaron con sus niveles de glucosa dentro de un rango estable: entre 3,9 y 10,0 mmol/L. En promedio, los que usaron el páncreas artificial estuvieron dos tercios (66 %) de su tiempo dentro del rango objetivo, cuando antes no superaban el tercio (32 %).
  • Luego, se analizaron los niveles de glucosa. Los pacientes con el páncreas artificial redujeron a la mitad el promedio de azúcar en sangre, así como la cantidad de una molécula conocida como hemoglobina glicosilada (HbA1c) que se vuelve «glucosa». Los niveles cayeron de 12,6 mmol/L a 9,2 mmol/L. 

Por lo tanto, este páncreas artificial demostró que era capaz de controlar durante largos periodos el nivel de glucosa en sangre que afecta la salud de los pacientes con diabetes tipo 2.

El potencial que esconde este páncreas

Durante la prueba con el páncreas artificial, ningún paciente experimentó niveles peligrosamente bajos de azúcar en sangre o hipoglucemia. Este es un efecto secundario bastante común en otros tratamientos tradicionales contra la diabetes. Así que, en líneas generales, el dispositivo fue todo un éxito. 

Ahora bien, ¿por qué? Los investigadores creen que esto puede deberse a la aplicación vinculada al dispositivo, conocida como CamAPS HX. Esta app funciona con un algoritmo que predice cuánta insulina se requiere para mantener los niveles de glucosa estables. Esto quiere decir que mide y administra constantemente insulina, siempre y cuando sea necesario. 

«Una de las barreras para el uso generalizado de insulina ha sido la preocupación por el riesgo de hipoglucemia. Pero encontramos que ningún paciente en nuestro ensayo experimentó esto».

Dra. Aideen Daly del Instituto de Ciencias Metabólicas Wellcome-MRC de la Universidad de Cambridge

En este sentido, se trata de una tecnología fácil de usar y que se puede implementar de manera segura en el hogar. Por no mencionar que, con el páncreas artificial, no es necesario tomar ningún fármaco o alimento para la diabetes tipo 2 a cierta hora del día.

Otro paso en firme para mejorar la calidad vida de los diabéticos

¿Adiós a los glucómetros? / Vía Pixabay

Los investigadores ya habían demostrado previamente que un páncreas artificial es efectivo para pacientes con diabetes tipo 1, tanto adultos como niños.

Sin embargo, a diferencia de los pacientes con diabetes tipo 1, que necesitan decirle a su páncreas artificial que están a punto de comer, este dispositivo funciona de forma completamente automática. Por lo tanto, es un páncreas con mayor potencial.

Es por eso que el equipo ahora planea llevar a cabo un estudio multicéntrico mucho más grande para conseguir su aprobación.

“Incluso los participantes estaban contentos de que el sistema controlara automáticamente sus niveles de glucosa. Nueve de cada diez (89 %) informaron pasar menos tiempo controlando su diabetes en general”.

Dra. Aideen Daly

Si el resto de pruebas con el páncreas artificial resultan igual de exitosas que esta, puede que pronto tengamos un dispositivo eficaz para tratar la diabetes tipo 2.

Referencias:

Fully automated closed-loop insulin delivery in adults with type 2 diabetes: an open-label, single-centre randomised crossover trial https://dx.doi.org/10.1038/s41591-022-02144-z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *