La felicidad durante la adolescencia puede conducir a una salud óptima en la adultez, encuentra un estudio publicado en Journal of the American Heart Association.

Los resultados de esta investigación sugieren que los adolescentes con mayores niveles de activos psicológicos positivos, como el optimismo, la felicidad, la autoestima, la pertenencia y el amor, tienen un menor riesgo de desarrollar problemas cardiometabólicos a medida que envejecen, en comparación con aquellos con menos de estos activos. Esta asociación fue aún más fuerte entre los adolescentes negros.

Farah Qureshi, Sc.D., MHS, es la autora principal del estudio y profesora asistente en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en Baltimore. Ella y sus colegas se enfocan en los recursos y fortalezas de los jóvenes de color para promover la equidad en la salud. Esto se logra a través de la identificación de estrategias eficaces de prevención adecuadas para la comunidad. Como por ejemplo el reforzamiento de la resiliencia, el fomento del empoderamiento de los jóvenes y el mejoramiento del acceso a servicios de salud.

Vía Pexels.

Ser feliz en la adolescencia para tener una mejor salud en la adultez

Los investigadores descubrieron que los participantes con una mayor incidencia de enfermedades crónicas a los 38 años tenían una mayor cantidad de estrés durante la adolescencia. Esto señala que el estrés durante la adolescencia puede contribuir a la salud a largo plazo. Además, los adolescentes que vivían con más factores de estrés (como la pobreza, la violencia doméstica o la discriminación racial) eran más propensos a desarrollar enfermedades crónicas a los 38 años. Estos hallazgos sugieren que el apoyo de la comunidad y otros recursos pueden ayudar a reducir el estrés en los adolescentes. También ayudan a mejorar su salud a largo plazo.

Los resultados indicaron que aquellos adolescentes con mejores activos de salud mental presentaban significativamente menos riesgo de desarrollar enfermedades cardiometabólicas en la edad adulta. Por ejemplo, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y el síndrome metabólico. Además, se observó que estos adolescentes contaban con una mejor función vascular y un mejor perfil lipídico. Esto apunta a la idea de que los activos positivos de salud mental durante la adolescencia pueden ejercer un efecto protector a largo plazo en la salud cardiometabólica.

Por otra parte, los resultados mostraron que los participantes con los peores resultados en los factores de riesgo cardiometabólicos a los 20 años presentaban un mayor riesgo de enfermedad renal en la edad adulta. Asimismo, se encontró que estos factores de riesgo cardiometabólicos a los 20 años eran predictores de enfermedades cardiovasculares y metabólicas en la edad adulta. Esto sugiere que la salud cardiometabólica a los 20 años de edad es un factor clave para prevenir enfermedades crónicas a largo plazo.

Vía Pexels.

Enfocarse en la salud mental de los jóvenes

A pesar de que los adolescentes afroamericanos tienen el mayor número de actividades y obtienen los mejores resultados para su salud, todavía hay diferencias raciales en la salud cardiometabólica cuando llegan a la edad adulta. Los afroamericanos son menos propensos a lograr y mantener una buena salud cardiometabólica durante mucho tiempo.

Qureshi dijo que espera que estos hallazgos refuercen la importancia de la provisión de recursos de salud mental a la población más vulnerable:

Esperamos que nuestros resultados ayuden a los investigadores a diseñar programas de prevención de enfermedades cardiometabólicas más eficaces para los jóvenes negros. El objetivo es brindarles los recursos necesarios para mejorar la salud cardiometabólica y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares a largo plazo.

Qureshi sugiere que la inversión temprana en la salud mental de los adolescentes podría ser un nuevo punto de vista para lograr la igualdad en la salud cardiometabólica.

Referencias:

Adolescent Psychological Assets and Cardiometabolic Health Maintenance in Adulthood: Implications for Health Equity: https://doi.org/10.1161/JAHA.122.026173

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *