¿Has visto últimamente una “c” invertida y encerrada en un círculo? La mayoría piensa que este símbolo es una parodia al copyright, pero en realidad se trata de otro tipo de licencia conocida como “copyleft”.

Desde 1984, creativos y programadores utilizan el copyleft para proteger sus obras. Sin embargo, esta implementación no se parece en nada a los limitados derechos de autor a los que estamos acostumbrados, es decir, al copyright

En lugar de restringir el uso de una obra de arte, por ejemplo, esta licencia habilita la copia, modificación y redistribución del producto. La única condición es que cualquier trabajo derivado de algo protegido con copyleft debe mantener las mismas libertades.

Por lo tanto, estamos hablando de una licencia que le permite al autor conceder todos los derechos que él posee sobre su obra, si lo desea, al resto de las personas.

Aquí te explicamos más al respecto, y cuál es su utilidad en los trabajos creativos. 

¿Qué es exactamente el copyleft?

Definiciones de copyleft / Vía Wikimedia

Empecemos por algo que es esencial, el origen del copyleft. Esta licencia nació en el mundo de la informática, concretamente en el del software libre. El copyleft fue creado para garantizar que un programa originalmente libre se mantuviera siempre libre sin importar las modificaciones que sufra. 

La idea fue tan innovadora en su época que comenzó a utilizarse en otras obras creativas, como videojuegos, pinturas, textos, etc. 

En esencia, el copyleft es una licencia de creación opuesta al copyright. Esto quiere decir que libera un producto para su copia, modificación y distribución. Sin embargo, eso no significa que sea gratuita. 

La política del copyleft es la siguiente:

  • Permite usar un trabajo o creación sin ninguna limitación.
  • Garantiza que cada persona que recibe una copia de una obra pueda a su vez usar, modificar, mejorar y redistribuir el trabajo y las versiones derivadas del mismo.
  • Además, se permite modificar el trabajo de la manera que se crea conveniente.

No obstante, a cambio de estos derechos, el autor exige que todos los que reciban la creación ayuden a la comunidad. Bien sea contribuyendo con mejoras en la creación original, como en el caso de los software, o haciendo más copias y cambios libres para el resto de usuarios.

Básicamente, el copyleft concede libertad a cambio de libertad. Es por eso que para muchos es una garantía legal. 

Entre copyleft y copyright 

Ahora que ya hemos aclarado qué es el copyleft, es momento de centrarnos en su uso.

Este tipo de licencia, planteada por la GNU, es un incentivo para los creadores de contenido. Algo que no podemos decir del copyright, que limita la libertad de los usuarios. 

Quienes declaran su obra bajo copyleft pueden obtener apoyo de otros profesionales en el sector para mejorarla. También son capaces de posicionar su producto creativo mucho más rápido, pues se distribuye y usa libremente. De allí que muchos prefieran el copyleft antes que el copyright.

“Los desarrolladores de software privativo usan los derechos de autor para restringir a los usuarios, nosotros los usamos para garantizar la libertad”.

GNU

Pero una licencia no excluye a otra

Lo que esto significa es que el copyleft se puede declarar junto con el copyright. Solo deben añadirse unas cláusulas adicionales de distribución, uso y modificación.

Licencia de copyright / Vía Pixabay

Dependiendo de la cláusula podemos estar hablando de: 

  • Copyleft completo, cuyo objetivo es que las obras derivadas se distribuyan en las mismas condiciones que el programa original.
  • Copyleft parcial, que impone que solo las obras procedentes de un programa deben distribuirse únicamente la parte editada, con las mismas condiciones que el original.
  • Un copyleft débil, que permite que las obras derivadas de un programa puedan ser enlazadas por programas que no sean libres.
  • Y un copyleft fuerte, cuyo objetivo es impedir que las obras derivadas de un programa sean enlazadas por programas que no sean libres.

Es por eso que es importante revisar primero qué tipo de copyleft tiene una imagen. Por ejemplo, Creative Commons es una copyleft completa, por eso permite copiar, distribuir, exhibir e incluso modificar una obra para fines comerciales, siempre y cuando se reconozca al autor.

Otro ejemplo de copyleft es la GPL o General Public License, que se usa ampliamente en el mundo del software libre. Esto con la finalidad de garantizar a los usuarios finales el uso, estudio y modificación del código.

Como podemos ver, el copyleft sí existe y no tiene nada que envidiarle al copyright.

Referencias:

¿Qué es el copyleft? https://www.gnu.org/licenses/copyleft.es.html 

Copyleft: Símbolo, Historia, Características, Tipos y Ejemplos https://www.arlecoproducciones.com/copyleft-que-es-caracteristicas-y-ejemplos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *