El agua fría puede parecer una tortura, destinada a aquellos valientes que no tienen un calentador en casa. Sin embargo, los científicos han demostrado que hay muchos beneficios ocultos detrás de los baños de agua fría, especialmente vinculados con la salud mental.  

Desde el siglo XIX, se administran este tipo de duchas para “refrescar los cerebros calientes e inflamados, y domar la mente impetuosa”. Los médicos victorianos y chinos las diseñaron para su uso en asilos y, aunque suene contradictorio, todavía son la mejor forma de empezar el día. 

Ningún baño de agua caliente puede brindarnos los siguientes beneficios. 

Un mejor estado de ánimo

Carita feliz en el agua / Vía Pixabay

Sumergirse en agua fría, inferior a los 20 ℃, hace que aumente el ritmo cardíaco y que los vasos sanguíneos cambien de forma. Mientras que algunos disminuyen de tamaño, otros se duplican en cuestión de segundos. 

Esto produce una respuesta estimulante, según algunos expertos, que libera ciertas endorfinas en el cuerpo. Como por ejemplo, la noradrenalina, que crea una sensación de euforia inexplicable, o la dopamina, que proporciona placer y relajación.

De hecho, un estudio reciente encontró un beneficio importante en los baños de agua fría: la reducción de los síntomas típicos de la depresión que amenazan la salud mental. Esto debido a que el frío envía una cantidad abrumadora de impulsos eléctricos al cerebro, lo que puede tener un efecto antidepresivo.

Cuando los niveles de endorfinas crecen, sentimos menos dolor y, por ende, más felicidad. Así que, tomar una ducha fría de cinco o diez minutos puede ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo y empezar el día con una sonrisa. 

Menos probabilidades de sufrir estrés 

Mujer bañandose en un río / Vía Pixabay

Otro beneficio que tiene el agua fría sobre la salud mental es el control del estrés. Estos baños estimulan la circulación, lo que ayuda a liberar cortisol, la principal hormona del estrés que causa cansancio físico y mental. 

En realidad, el frío activa la función metabólica de nuestro organismo. Por lo tanto, esos minutos que pasamos debajo de la ducha nos permiten eliminar sustancias que se acumulan peligrosamente en la sangre.

Gracias a esto, las personas logran sentirse más tranquilas. Estudios han demostrado que la respuesta al choque de frío alcanza su punto máximo entre los 10 y los 15 grados Celsius, y unos pocos minutos en el agua son probablemente suficientes para experimentar sus efectos. Por lo tanto, un baño helado puede reducir el estrés matutino y la ansiedad que lo acompaña.

Energía extra por la mañana

Probando el agua fría / Vía Pexels

De igual forma, el frío puede ayudarnos también a estimular el sistema nervioso, por si necesitamos un subidón de energía lo más pronto posible. 

En una investigación reciente, un equipo estudió los beneficios que proporcionaba un breve baño de agua fría sobre la salud mental. Y con “breve” nos referimos a una inmersión de tan solo 30 segundos. 

Los participantes informaron que el efecto que más percibieron fue un aumento del nivel de energía, que muchos comparaban con el efecto de la cafeína. Esto debido a la adrenalina que se libera en las terminaciones nerviosas al entrar en contacto con el agua fría.

Así que, un buen baño helado por la mañana puede ayudarnos a obtener más energía durante todo el día.

Un estado de alerta duradero

Ducha / Vía Pixabay

Este es uno de los mayores beneficios que tienen los baños de agua fría sobre la salud mental, y también el último de la lista. Si sufres inercia del sueño, es decir, cansancio o confusión al despertarte, un baño helado es todo lo que necesitas por la mañana. 

Cuando abrimos el grifo, el choque térmico estimula las catecolaminas, las hormonas que el cuerpo produce en respuesta al estrés emocional o físico. 

Estas hormonas no dañan nuestra salud. Por el contrario, ayudan a activar el sistema nervioso simpático y aumentan la cantidad de norepinefrina y β-endorfina. Dos sustancias que no solo aceleran la transición entre el sueño y la vigilia, sino que también favorecen la concentración.

La adrenalina que se obtiene al sumergirse en agua fría es tal que ni siquiera hace falta tomar un café después para mejorar el rendimiento laboral o escolar.

Como vemos, existen muchos beneficios en el agua fría que pueden ayudar a mejorar la salud mental. Pero antes de ponerlos en práctica deberías acudir a tu médico de confianza, pues puede ser peligroso para las personas con enfermedades cardíacas recibir un chorro repentino de agua fría.

Referencias:

Open water swimming as a treatment for major depressive disorder https://doi.org/10.1136/bcr-2018-225007 

Cold Water Swimming-Benefits and Risks: A Narrative Review https://doi.org/10.3390/ijerph17238984 

8 science-backed benefits of taking a cold shower https://www.inessawellness.com/blogs/wellness-hub/8-science-backed-benefits-of-taking-a-cold-shower

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *