Desde la década de 1980, cuando las consolas se volvieron accesibles, la popularidad de los videojuegos ha ido en aumento. Hoy en día, son la mayor fuente de entretenimiento a nivel mundial, y no es difícil entender por qué. Jugar videojuegos es algo estimulante y hasta beneficioso para la salud, pues nos permite mejorar algunas funciones ejecutivas como la atención, la memoria y la toma de decisiones.

Usualmente se recomienda a los jugadores frecuentes limitar el uso de estos aparatos, por el temor general hacia las pantallas. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que cuanto más juguemos más beneficios obtendremos. 

Según ellos, los adultos jóvenes que juegan más tiempo con videojuegos, entre 11 y 14 horas a la semana, tienen un mejor funcionamiento ejecutivo que los jugadores ocasionales. Por lo tanto, puede que las consolas nos ayuden a entrenar el cerebro.

Más videojuegos para perfeccionar las funciones ejecutivas

Super Mario / Vía Pixabay

Inicialmente, los investigadores estaban interesados en las consecuencias negativas de los videojuegos. Sin embargo, solo encontraron aspectos positivos al analizar a 38 estudiantes universitarios con una edad promedio de 23 años. En esencia, “adultos jóvenes”.

La mitad de los participantes estaban en el grupo de jugadores experimentados, y los 19 restantes eran jugadores casuales. 

Durante varias semanas, se evaluó su rendimiento cognitivo para comprobar su nivel de atención y su capacidad para tomar decisiones.

Curiosamente, los jugadores experimentados mostraron los resultados más prometedores. Estaban más alertas que los usuarios ocasionales, independientemente del tipo juego que tenían como favorito. Además, eran mucho mejores en la toma de decisiones y en las tareas de atención.

“Realizamos varias evaluaciones computarizadas: un juego de dados que imitaba una situación de apuestas altas, una prueba de velocidad de toma de decisiones y una prueba de cambio de tarea. Los jugadores experimentados eran increíblemente rápidos y más precisos”.

Sara Peracchia, investigadora en la Universidad de L’Aquila

Lecciones aprendidas sobre los juegos

Consolas / Vía Pixabay

Visto lo visto, estos hallazgos sugieren que los jugadores experimentados, independientemente del tipo de videojuego que jueguen, desarrollan mejor sus funciones ejecutivas. Por lo tanto, fomentar este tipo de entretenimiento podría ser beneficioso para los adultos con alguna discapacidad disejecutiva.

En palabras de los investigadores:

“Los resultados actuales pueden ser un punto de partida útil para desarrollar nuevos e innovadores protocolos de entrenamiento ejecutivo, basados en videojuegos”.

Sara Peracchia 

Así que, la próxima vez que te digan que deberías dejar de jugar videojuegos, muéstrales este artículo. 

Si bien es cierto que este estudio fue limitado, ya que solo se evaluó a un pequeño número de hombres, los hallazgos obtenidos son valiosos. Ahora se está considerando la posibilidad de motivar a las personas que no juegan con frecuencia para medir su evolución a través de los videojuegos.

Lo único que habría que comprobar en el futuro es si estos resultados son consistentes también con las mujeres. Pero, en cualquier caso, al menos ahora sabemos que los hombres adultos podrían mejorar sus funciones ejecutivas jugando más videojuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *