La fatiga cognitiva es algo con lo que convivimos a diario, especialmente cuando trabajamos mucho tiempo delante de una computadora. Nuestro cerebro se sobrecarga en algún punto, y una vez que eso ocurre, es imposible concentrarse. Nos bloqueamos y sentimos un agotamiento similar al que tendría un deportista después de un maratón. Pero, ¿por qué ocurre esto?

Según un estudio de la Universidad Sorbona de París, pensar mucho es lo que hace que nos sintamos más cansados mentalmente. No por el acto de pensar en sí, sino por una sustancia que se segrega cuando estamos varias horas haciendo cálculos en nuestra mente. 

Esa sustancia se llama glutamato, y es el principal neurotransmisor de señalización en el cerebro. Sin él, las neuronas no podrían comunicarse.

¿Por qué nos sentimos mentalmente cansados?

Hombre agotado / Vía Pixabay

En condiciones normales, el glutamato agiliza la comunicación entre las células nerviosas de la corteza prefrontal lateral. Pero, en exceso, este aminoácido puede ser potencialmente dañino, pues dificulta varias funciones cognitivas como la atención o la capacidad de tomar decisiones.

Los resultados de este estudio sugieren que las tareas difíciles, que nos hacen pensar más de la cuenta, estimulan la producción de glutamato. Algo que el cerebro quiere evitar, por lo que recurre a la solución más práctica: inducir fatiga para que optemos por tareas más simples o directamente dejemos de trabajar. De esta manera, los peligrosos niveles de glutamato pueden volver a la normalidad.

Por lo tanto, pensar durante varias horas seguidas puede ocasionar que nos sintamos cansados mentalmente en el trabajo, la escuela o en nuestra propia cama.

“El cerebro no parece quedarse sin energía después de trabajar duro, pero está tratando de reducir la actividad”.

Antonius Wiehler del Paris Brain Institute en Francia

El cansancio al pensar

Bombillos / Vía Pixabay

Para entender mejor este proceso, los investigadores llevaron a cabo un pequeño experimento con 40 participantes. Mientras 26 de ellos memorizaban secuencias de números difíciles, al resto se les dio una tarea más fácil.

Luego de seis horas, el equipo examinó sus cerebros usando escáneres MRS. En concreto, midieron los niveles de ocho sustancias químicas cerebrales diferentes, incluido el glutamato. Al hacerlo notaron que el grupo con la tarea más difícil tenía más glutamato en la corteza prefrontal lateral que al comienzo del experimento. 

Esta era, además, la única sustancia que había aumentado después de realizar la tarea. Por lo tanto, el equipo concluyó que había sido el resultado de pensar mucho.

“Los participantes que realizaron las tareas más duras informaron sentirse cansados. Su nivel de glutamato aumentó junto con la dilatación de las pupilas de sus ojos, otra medida amplia de fatiga”.

Antonius Wiehler 

Efectos del glutamato en el cerebro

Hombre pensando / Vía Pixabay

Estos hallazgos demuestran que pensar mucho durante varias horas es perjudicial, ya que nos hace sentir cansados mentalmente. Sin embargo, la medición del glutamato también explica por qué evitamos tareas difíciles cuando tenemos fatiga cognitiva: la sobrecarga dificulta la toma de decisiones. 

Cuando nos sentimos mentalmente cansados, optamos por las opciones que nos dan una recompensa inmediata. Los investigadores demostraron esto después del primer experimento. 

Ellos le ofrecieron a los participantes la posibilidad de elegir entre obtener una pequeña suma de dinero de inmediato o una diferente más tarde. Mientras que el grupo con la tarea más fácil optó por una mayor recompensa, el grupo con fatiga cognitiva escogió la recompensa inmediata. Este podría ser un ejemplo de cómo el cerebro evita tareas difíciles, como calcular qué elección hacer, para reducir los niveles de glutamato dañinos.

“Una forma de evitar la acumulación de glutamato es activar menos la corteza prefrontal lateral durante las elecciones. Pero si haces eso, estarás eligiendo más a menudo la opción tentadora”.

Antonius Wiehler 

En conclusión, una vez que el glutamato se estimula con una tarea difícil, nuestro cerebro empieza a reducir su rendimiento. Pero intenta no pensar mucho en ello o acabarás cansado mentalmente. 

Referencias:

A neuro-metabolic account of why daylong cognitive work alters the control of economic decisions https://doi.org/10.1016/j.cub.2022.07.010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *