Hasta el día de hoy, se sabía que el cerebro está rodeado por tres capas, la duramadre, la aracnoides y la piamadre. La duramadre es la capa externa y más dura, que protege al cerebro de trauma externo y al mismo tiempo ayuda a contener el líquido cefalorraquídeo (LCR). La aracnoides es una capa intermedia. Esta es ligeramente elástica y contiene una red de fibras que sostiene el LCR. Por último, la piamadre es la capa interna y más blanda. Esta capa está adherida a la superficie del cerebro, permitiendo que el LCR fluya a través de los vasos sanguíneos para suministrar nutrientes y oxígeno. También se conoce como la materia blanca porque contiene neuronas y fibras nerviosas. Pero en una nueva investigación se descubrió que el cerebro tendría una capa de tejido más que nunca antes se había registrado.

Vía iStock.

Investigadores de la Universidad de Copenhague y la Universidad de Rochester han identificado una capa de tejido que ayuda a proteger nuestra materia gris y blanca.

La capa de tejido cerebral solo tendría unas pocas células de espesor. Sin embargo, desempeñaría un papel en la mediación del intercambio de pequeñas sustancias disueltas entre los compartimentos del cerebro. También parece ser la base de operaciones de las células inmunitarias específicas del cerebro. Además, ayudaría en el sistema de eliminación de desechos del cerebro.

Descubierta una nueva capa de tejido en el cerebro

Los investigadores han llamado a su descubrimiento Membrana Linfática Subaracnoidea (SLYM). Para encontrar esta membrana, los científicos recurrieron a la microscopía de dos fotones y disecciones para analizar el cerebro de ratones. Pero, esa membrana no solo está presente en el cerebro de roedores sino que también en el cerebro humano adulto.

El SLYM se encuentra entre otras dos membranas que protegen el cerebro. Divide nuestro espacio de fluido cerebral en dos, elevando el número total de membranas conocidas que recubren nuestro cerebro a cuatro. Esta capa de tejido actuaría como una barrera para las moléculas en nuestro fluido cerebral.

Además, el equipo sospecha que el líquido cefalorraquídeo puede asumir parte del papel del sistema inmunitario en el cerebro. La presencia del SLYM podría explicar cómo funciona esto.

Vía iStock.

Esta nueva capa descubierta ayuda a controlar el flujo de líquido cefalorraquídeo (LCR). Por lo tanto, proporciona una apreciación mucho mayor del papel sofisticado que desempeña el LCR no solo en el transporte y eliminación de desechos del cerebro, sino también para apoyar sus defensas inmunitarias, afirman los investigadores.

Durante el estudio, el equipo encontró en el cerebro varios tipos de células inmunitarias, incluidas células mieloides y macrófagos, acampando en el SLYM. En ratones, los tipos de células cambiaron en respuesta a la inflamación y el envejecimiento natural, por lo que esta capa representa un nicho inmunitario innato idealmente posicionado para vigilar el líquido cefalorraquídeo. Todo ello sugiere que esta membrana puede desempeñar un papel importante en las patologías donde la inflamación es la protagonista.

A mesothelium divides the subarachnoid space into functional compartments: https://doi.org/10.1126/science.adc8810

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *