Un nuevo estudio, publicado en Journal of Affective Disorders, intenta comprender la relación entre la inflamación, la depresión, la obesidad y el funcionamiento cognitivo.

Mediante un análisis de la masa corporal de los participantes, los marcadores biológicos de inflamación, el diagnóstico del trastorno depresivo mayor y la velocidad de procesamiento los investigadores revelaron que cuanto mayor era la masa corporal cuando se diagnosticaba un trastorno depresivo mayor (MDD), más lenta era la velocidad de procesamiento.

Los resultados sugieren que la inflamación podría ser un factor desencadenante para el desarrollo de trastornos depresivos y también para los problemas cognitivos.

Vía iStock.

Los investigadores consideran que la causa de este resultado puede deberse al aumento de los niveles de tres biomarcadores implicados en la respuesta proinflamatoria. Uno de ellos es el factor de necrosis tumoral (TNF)-α, el otro es la interleucina (IL)-8 y, por último, la proteína inflamatoria de macrófagos (MIP)-1β.

Durante el estudio, los autores descubrieron que las personas con MDD tienen un 58 % más de riesgo de obesidad posterior. Por otra parte, las personas etiquetadas como obesas tienen un 55 % más de riesgo de desarrollar depresión más tarde. Además, tanto la obesidad como el MDD se han implicado en un funcionamiento cognitivo más lento o disminuido.

Los autores creen que una mejor comprensión de la interacción de estos factores sería una valiosa contribución a la literatura y a la futura atención de los pacientes.

Influencia de la inflamación en la depresión y la obesidad

Los datos para el estudio se obtuvieron del Molecular Biomarkers of Antidepressant Response de 2016-18. Estos correspondían a 265 personas diagnosticadas con MDD, divididas en grupos según el peso. Había 44 personas que figuraban con bajo peso, 149 en el rango de peso normal y 72 con sobrepeso/obesidad. Los participantes completaron medidas de depresión, funcionamiento cognitivo y se les extrajo sangre para el análisis de biomarcadores inflamatorios.

Vía iStock.

Con el análisis de los datos, los investigadores pudieron determinar que las personas con diagnósticos de MDD y obesidad tenían más probabilidades de tener problemas con la velocidad de procesamiento y la memoria de trabajo que las personas con MDD que no eran obesas. Además, aquellos con MDD y obesidad tenían niveles más altos de tres de los 19 biomarcadores proinflamatorios probados: factor de necrosis tumoral (TNF)-α, interleucina (IL)-8 y proteína inflamatoria de macrófagos (MIP)-1β.

Para aquellos que son obesos y diagnosticados con MDD, la respuesta inflamatoria resultante podría causar problemas de velocidad de procesamiento y memoria de trabajo.

«Nuestros hallazgos pueden tener implicaciones clínicas significativas, ya que los pacientes con sobrepeso/obesidad con MDD pueden informar las intervenciones dirigidas al control del peso y las intervenciones antiinflamatorias para controlar los déficits en la función cognitiva, especialmente en la velocidad de procesamiento», concluyeron los investigadores.

Referencias:

The association between overweight/obesity and poor cognitive function is mediated by inflammation in patients with major depressive disorder: https://doi.org/10.1016/j.jad.2022.06.073

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *