La fotografía es el arte de capturar la luz. Los sensores de las cámaras necesitan de cierta iluminación para poder generar imágenes fabulosas. Así que, si piensas dedicarte a esto, debes entender primero las bases de la iluminación. 

No te mentiremos, este es un tema difícil. Pero afortunadamente existe la ley del cuadrado inverso, un planteamiento físico que puede ayudarnos a tomar mejores fotografías. 

¿En qué consiste la ley del cuadrado inverso?

Comencemos poniendo algo de contexto. La ley del cuadrado inverso establece que “la intensidad de la luz es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia del objeto al que llega”. Sabemos que suena extraño, pero es muy fácil de entender. 

Esta ley nos habla de cómo los fenómenos ondulatorios, como la luz y el sonido, se propagan desde su fuente hasta un objeto o persona. Todo ello tomando en cuenta la distancia entre ambos elementos. 

Así que tenemos dos variables importantes aquí: la intensidad de la luz (I) y la distancia (D).

¿Por qué esto es importante para tus fotografías?

La ly del cuadrado inverso puesta en práctica / Créditos: Blog el fotógrafo

Las matemáticas están involucradas en muchos aspectos de la fotografía: desde el entendimiento del funcionamiento de una cámara, su diafragma, la velocidad de obturación o, en este caso, la iluminación.

Todos pensamos que, mientras más lejos esté el sujeto de la fuente de luz natural o artificial, más oscuro se verá. Pero esto no es del todo cierto.

Imagina que tienes una sola fuente de luz, una lámpara, y dos sujetos que quieres capturar uno delante de otro. Si colocas la cámara cerca del primer sujeto y tomas la foto, verás al primero sobreexpuesto y al segundo en las sombras. Nada extraño hasta ahora. Pero si colocas la cámara más lejos obtendrás algo curioso: una iluminación uniforme para todos los sujetos.

¿Por qué ocurre esto? Por los fenómenos ondulatorios que describe la ley del cuadrado inverso, y que puedes usar a tu favor para tomar mejores fotografías. 

Cómo usar ley del cuadrado inverso en tus fotografías

Para aprender a manejar la iluminación usaremos esta fórmula: Intensidad=1/Distancia².

Imagina nuevamente que tienes una sola fuente de luz, pero esta vez con tres sujetos. La primera persona a un metro de distancia, la segunda a dos metros y la tercera a cuatro metros. 

Vía Wikimedia

Si aplicamos la fórmula de la ley del cuadrado inverso, descubriremos cuánta luz le llegará a cada uno en la fotografía. Al primer sujeto le llegará 1/1², es decir, el 100% de la intensidad que produce la fuente de luz. Al segundo un 1/2², o sea el 25%. Y al tercero un 1/4², que vendría siendo el 6% de la luz.

Como podemos ver, la intensidad empieza a disminuir a partir de los dos primeros metros. Así que ahora que lo sabes, puedes anticiparte a algunas situaciones. 

En entornos con una exposición controlada

La luz artificial en los estudios es mucho más cercana a la que podemos encontrar en entornos naturales. Por lo tanto, es importante que tengamos presente esta ley del cuadrado inverso cada vez que tomemos una fotografía. 

  • Si colocamos al sujeto muy cerca de la fuente de luz, tendremos una imagen sobreexpuesta.
  • Lo ideal sería establecer una distancia mínima de un metro entre la cámara, la fuente de luz y el sujeto para tomar una foto nítida.
  • Por el contrario, si quieres una menor exposición, puedes alejar al sujeto un par de metros más para reducir la intensidad de la luz. 

También, puedes jugar con el fondo o con difusores negros o blancos para conseguir sombras más suaves. 

En entornos de luz natural 

Fotógrafa / Vía Pixabay

El Sol está muy lejos, y eso es algo que no podemos controlar. En este contexto, la ley del cuadrado inverso nos dice que todos los sujetos que aparezcan en la fotografía tendrán un porcentaje de luz similar. 

¿Qué significa esto? Básicamente que, por mucho que una persona esté 100 metros más cerca del Sol que otra, eso apenas se apreciará. Por lo tanto, el único parámetro que podremos variar será la dirección de la luz: ya sea cenital, lateral, frontal o contraluz.

Esto es bueno para los fotógrafos principiantes, ya que tienen un entorno uniformemente iluminado para experimentar con reflejos, luces de rebote o difusores.

La ley del cuadrado inverso en fotografías individuales

Estudio de fotografía / Vía Pexels

También podemos usar la ley del cuadrado inverso para tomar mejores fotografías tipo retrato

Imagina que estás usando una lámpara para hacer la foto frontal a una persona. Si esta persona se encuentra a 1 metro de la luz, su cara estará a 1/1, pero sus piernas medio metro más alejadas. Por lo tanto, obtendrás una exposición diferente en la cara en comparación con la de las piernas. 

Para solucionar esto, puedes aumentar la distancia con respecto a la fuente de luz o alejar directamente al sujeto.

La ley del cuadrado inverso en fotografías grupales

Vía Pixabay

Si queremos hacer una foto con dos o más sujetos, también debemos tomar en cuenta las dos variables que venimos trabajando: la intensidad y la distancia.

  • La distancia entre la cámara y el primer sujeto debería ser mayor a la distancia entre las personas alejadas del grupo. De lo contrario, la primera saldrá sobreexpuesta y la última subexpuesta.
  • Como recomendación general, se plantea una distancia mínima de 2 metros entre primer sujeto y cámara, y medio metro para cada sujeto en la foto.

Además, es importante rebotar a luz si tomamos la foto en algún ángulo complejo, ya sea cenital o lateral, para evitar que las caras estén más iluminadas que el resto del cuerpo.

El flash en la teoría del cuadrado inverso 

El flash suele ser la principal fuente de luz de muchos fotógrafos, tanto principiantes como novatos. Sin embargo, dependiendo de la orientación y la distancia, este puede alterar radicalmente la exposición de una fotografía.

Si el flash está encima de la cámara, la cabeza recibirá muchísima más luz que el resto del cuerpo. Esto debido a los fenómenos ondulatorios que describe la ley del cuadrado inverso en las fotografías. 

Por lo tanto, siempre que trabajemos con flash, deberíamos usar uno descentrado de la cámara.

  • Si lo colocamos a un metro de distancia del sujeto, obtendremos una imagen de luz dura. 
  • Y si además rebotamos la luz con un difusor, obtendremos una imagen mucho más suave. 

La iluminación con el cuadrado inverso

Si pensaste que en la fotografía no necesitabas matemáticas, estabas muy equivocado. El arte de la iluminación exige algunos números, pero no por ello tendrás que hacer fórmulas durante una sesión de fotos.

Con la ley del cuadrado perfecto, como puedes ver, solo necesitas comprender que la luz tiene que estar a varios metros de distancia para obtener una fotografía perfecta. Así que esperamos que estos consejos te ayuden a iniciar tu carrera como fotógrafo, pues tienes todos los recursos a tu alcance. 

Referencias:

Ley de la inversa del cuadrado en fotografía https://chamanexperience.com/fotografia/ley-inversa-del-cuadrado/ 

Ley de la inversa del cuadrado https://www.casanovafoto.com/blog/2014/09/ley-de-la-inversa-del-cuadrado/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *