Un nuevo estudio desarrollado por investigadores del Centro de Microbiología y Ciencias de Sistemas Ambientales (CMESS) de la Universidad de Viena muestra que los químicos contaminantes presentes en los neumáticos desgastados podrían llegar a los cultivos de lechugas. En última instancia, estos compuestos tóxicos podrían terminar en nuestros platos.

Cuando analizaron las lechugas, descubrieron que esta absorbía todos los compuestos estudiados, algunos de ellos altamente tóxicos. Los resultados están publicados en la revista Environmental Science & Technology.

En las próximas investigaciones, los científicos se centrarán en mostrar cómo se lleva a cabo realmente este proceso de químicos en los suelos cultivables.

Créditos: Universidad de Viena.

De los neumáticos al medioambiente

El desgaste de los neumáticos va liberando sustancias químicas al medioambiente por el viento. Luego las arrastran los ríos y las aguas residuales por la lluvia. En total, alrededor de 1 kg de estos compuestos se liberan por año por ciudadano.

A través de la atmósfera y las aguas residuales o los lodos de depuradora utilizados como fertilizante en la agricultura, las partículas de los neumáticos pueden llegar a los suelos agrícolas. Allí, los productos químicos potencialmente dañinos pueden liberarse del neumático al medio ambiente.

Las partículas de desgaste de neumáticos pueden contener compuestos tóxicos como plomo, cromo, zinc, cobre, compuestos orgánicos policíclicos aromáticos (PAH), cloruro de vinilo, ftalato de diisodecilo, cloruro de polivinilo, óxido de etileno y el óxido de propileno. Estos compuestos pueden ser absorbidos por los alimentos cultivados en el suelo, lo que puede afectar la salud humana y la vida silvestre.

Créditos: Universidad de Viena.

Los químicos tóxicos de neumáticos llegan hasta las lechugas

En estudios anteriores, los investigadores descubrieron que las pequeñas partículas de plástico o neumáticos generalmente liberan sus contaminantes en las capas superiores del suelo.

En su estudio actual, los investigadores arrojaron luz sobre si los contaminantes podrían migrar desde allí a los cultivos. Luego, al realizar análisis más específicos, encontraron que las plantas de lechuga absorben continuamente los compuestos tóxicos de las partículas de desgaste de los neumáticos.

«Las plantas de lechuga absorben continuamente los productos químicos potencialmente dañinos que se liberan de las partículas de abrasión de los neumáticos a largo plazo», advierten los investigadores.

Luego, utilizando métodos de espectrometría de masas de alta resolución, los geocientíficos identificaron las sustancias a las que las plantas de lechuga metabolizaron los productos químicos.

Las plantas produjeron compuestos que no se habían descrito antes. Dado que no se conoce la toxicidad de estos metabolitos, representan un riesgo para la salud que no se puede evaluar hasta ahora.

En estudios posteriores, el equipo de investigación vienés planea rastrear mejor el posible camino de los contaminantes del desgaste de los neumáticos desde la carretera hasta la placa.

Referencias:

Uptake, Metabolism, and Accumulation of Tire Wear Particle-Derived Compounds in Lettuce: https://doi.org/10.1021/acs.est.2c05660

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *