Una investigación encontró que las ranas de cristal tienen un sistema de camuflaje inusual basado en la transparencia. Estas ranas se vuelven transparentes mientras descansan tomando glóbulos rojos de la circulación y escondiéndolos en sus hígados, encuentra una investigación.

La rana de cristal del norte, Hyalinobatrachium fleischmanni, es un anfibio que se convierte en un verdadero maestro del camuflaje durante el día cuando está dormido. Se vuelve transparente, lo que le permite mezclarse con el fondo y pasar desapercibido. Esta habilidad para camuflarse es una de las principales defensas de la rana de cristal del norte, ya que la ayuda a evitar los depredadores.

Vía iStock.

Pero, la transparencia no es exclusiva de las ranas de cristal. Esta proporciona una forma de camuflaje que es particularmente útil para aumentar la cripsis en animales inmóviles. Esto se debe a que la transparencia permite que los animales se mezclen con el fondo, lo que les ayuda a pasar desapercibidos para los depredadores. Esta técnica se conoce como camuflaje de transparencia y se ha observado en una variedad de animales, como los peces, los insectos y los anfibios.

Además, la transparencia puede ayudar a los animales a detectar a sus presas. Esto se debe a que la transparencia permite que los animales vean a través de la superficie del agua, lo que les permite detectar a sus presas antes de que sean detectados. Ello es particularmente útil para los animales que se alimentan de pequeños organismos, como los peces.

Estudio del camuflaje de transparencia en ranas de cristal

Cuando las ranas de cristal descansan, sus músculos y su piel se vuelven transparentes, y sus huesos, ojos y órganos internos son todo lo que se ve. Esta habilidad les permite combinar perfectamente con los colores de la vegetación.

Para estudiar esta habilidad más a fondo, los investigadores de la Universidad de Duke se dispusieron a realizar pruebas para estudiar la transparencia en las ranas de cristal.

Los investigadores notaron que era más fácil hacerlo si estos animales están felizmente dormidos. Pero, esto es difícil de lograr en un laboratorio de investigación.

Para superar este obstáculo, los investigadores emplearon una tecnología de imágenes llamada microscopía fotoacústica, o PAM, para estudiar a las ranas de cristal. PAM consiste en disparar un haz de luz láser seguro en el tejido, que luego es absorbido por moléculas y convertido en ondas ultrasónicas. Estas ondas de sonido se utilizan luego para crear imágenes biomédicas detalladas de las moléculas. La herramienta de imágenes no es invasiva, es silenciosa y sensible.

Créditos: Universidad de Duke.

Durante su estudio, usaron PAM para obtener imágenes no invasivas de glóbulos rojos de estas ranas. Mientras las ranas dormían boca abajo en una placa de Petri, el equipo alumbró al animal con un láser verde. Los glóbulos rojos en el cuerpo de la rana absorbieron la luz verde y emitieron ondas ultrasónicas, estas se captaron con un sensor acústico para rastrear su paradero, con alta resolución espacial y alta sensibilidad.

Cando las ranas estaban dormidas, extrajeron casi el 90% de sus glóbulos rojos circulantes y los almacenaron en su hígado.

En pruebas adicionales, el equipo también vio que los glóbulos rojos salían del hígado y circulaban cuando las ranas estaban activas, y luego se volvían a agregar en el hígado mientras las ranas se recuperaban.

El próximo paso del estudio es probar si este mecanismo puede aplicarse a problemas vasculares en humanos.

Referencias:

Glassfrogs conceal blood in their liver to maintain transparency: https://doi.org/10.1126/science.abl6620

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *