Si le preguntamos a un experto cuál es el animal más grande de la historia, probablemente nos dirá que ese título lo ostenta la ballena azul. Este cetáceo de 24 metros de longitud viaja por todos los océanos terrestres, y se ha hecho notar en los últimos años. Pero un nuevo descubrimiento arqueológico sugiere que, mucho antes, hubo otro animal marino aún más grande. 

Un diente de más de 200 millones de años le ha dado la vuelta a esta creencia. El fósil dental pertenecía a un ictiosaurio, también conocido como “pez lagarto”, un animal marino a medio camino entre un dinosaurio y un reptil. 

Desde su descubrimiento en 1818, los arqueólogos han estudiado a varios ictiosaurios que habitaron los océanos desde principios del Triásico, hace unos 250 millones de años. Sin embargo, ninguno de ellos había superado los 20 metros de longitud.

Este nuevo fósil es probablemente el más grande en la historia de la especie, y rivaliza con las ballenas azules que creíamos ostentaban el título de titanes.

¿Cuánto mide el animal más grande de la historia?

El fósil dental de ictiosaurio / Créditos: Universidad de Bonn

Para entender la importancia de este descubrimiento, tenemos que hacer algunos cálculos. 

Aunque dijimos que las ballenas azules miden 24 metros, esto es solo el tamaño estándar. Algunas apenas alcanzan los 20 metros, en su mayoría varones, mientras que otras se desarrollan hasta los 30 metros. Su tamaño varía al igual que el de los ictiosaurios que, en algunas ocasiones eran más pequeños que un ser humano, y en otras, más grandes que un dinosaurio. 

El diente que encontraron los arqueólogos en los Alpes corresponde a un ejemplar que podría superar los 30 metros de longitud. Esto debido a que la pieza dental mide el doble del tamaño de un diente de ballena azul. 

Por lo tanto, tomando solo estas medidas, el ictiosaurio sería el animal más grande de la historia. 

El problema es que lo único que han encontrado los arqueólogos es el diente en cuestión. A falta de otros restos fósiles del ejemplar, es imposible conocer el tamaño exacto del animal.

“Es difícil decir si el diente es de un gran ictiosaurio con dientes gigantes o de un ictiosaurio gigante con dientes promedios”.

Martin Sander, investigador de la Universidad de Bonn

Ictiosaurios vs. ballenas azules

Ballena azul / Vía Pixabay

No todos los ictiosaurios tienen dientes. De hecho, casi todos los fósiles encontrados hasta la fecha carecen de registro dental. Esto solo puede significar una cosa: que el fósil en cuestión no pertenece a un ictiosaurio normal. 

Los mayores fósiles conocidos hasta la fecha pertenecen a la especie Shastasaurus sikanniensis. Estos ictiosaurios alcanzaban hasta 26 metros de longitud, pero eran desdentados. Por lo tanto, el ictiosaurio con dientes podría ser el primer depredador titánico que vivió millones de años antes de la llegada de las ballenas azules y los tiburones blancos. 

En cualquier caso, sea o no superior a nuestros colosos modernos, es un hecho que este animal ahora es el más grande en la historia de los ictiosaurios. 

Referencias:

Giant Late Triassic ichthyosaurs from the Kössen Formation of the Swiss Alps and their paleobiological implications https://doi.org/10.1080/02724634.2021.2046017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *