Aunque se necesita un médico para diagnosticar la afección, los padres y cuidadores deben estar al tanto de los signos, aconseja el Instituto de Investigación del Autismo, que ofrece algunos otros consejos para notar los primeros signos.

En primer lugar, hay que prestar atención a los patrones de desarrollo. Los niños con autismo pueden desarrollar habilidades a un ritmo diferente al de otros niños. Esto puede incluir hablar, caminar, jugar y relacionarse con los demás.

Los niños con autismo pueden tener una variedad de síntomas sociales, de comunicación y de comportamiento.

Síntomas sociales del autismo

Entre los primeros signos sociales del autismo se incluyen:

  • Dificultad para establecer contacto visual.
  • Dificultad para comprender el lenguaje no verbal, como los gestos faciales o las expresiones.
  • Dificultad para comprender las señales sociales, como los cambios en el tono de voz o el lenguaje corporal.
  • Dificultad para desarrollar relaciones sociales.
  • Dificultad para comprender la perspectiva de los demás.Dificultad para comprender el humor.
Vía iStock.

Síntomas de comunicación

Los síntomas de comunicación pueden incluir:

  • Retraso en el habla o el lenguaje.
  • Uso de un lenguaje repetitivo o monótono.
  • Uso de un lenguaje literal.
  • Uso de un lenguaje no convencional.
  • Dificultad para iniciar o mantener una conversación.

La dificultad para comunicarse a menudo se manifiesta durante la primera infancia, según el instituto, con sede en California. Por ello, un especialista calificado puede evaluar cualquier retraso en el desarrollo del habla y la comunicación no verbal.

Vía iStock.

Síntomas de comportamiento

Por último, los síntomas de comportamiento pueden incluir:

  • Repetición de movimientos o acciones. Los comportamientos repetitivos pueden incluir mecerse, girar o agitar las manos y los brazos, mover los ojos, etc.
  • Movimientos repetitivos con las manos. Por ejemplo, agitar los dedos frente a los ojos, mover los dedos, etc.
  • Intereses limitados y obsesivos. Esto podría incluir encender repetidamente los interruptores de luz o girar monedas incansablemente. También pueden jugar con juguetes u otros objetos de forma atípica. Por otra parte, los comportamientos rituales, como comer los mismos alimentos en todas las comidas o enfadarse poco después de cualquier cambio de planes, pueden ser otra señal.
  • Reacciones exageradas a los cambios en el entorno.
  • Reacciones exageradas a los estímulos sensoriales, como el ruido o la luz.
  • Dificultad para adaptarse a los cambios en la rutina.
  • Comportamiento agresivo hacia sí mismo o hacia los demás. Algunas personas que están en el espectro del autismo pueden lesionarse golpeándose la cabeza contra una pared, mordiéndose las manos o rascándose la piel. El instituto señala que existen muchos enfoques médicos, sensoriales, nutricionales y conductuales para tratar estos comportamientos. Los padres deben hablar con el médico de su hijo de inmediato si su hijo se autolesiona.
  • Hiperactividad o inquietud excesiva.
  • Tono de voz. Algunas personas con autismo pueden tener dificultades para regular o modular su tono de voz, según el instituto. Por ejemplo, pueden hablar demasiado alto, demasiado bajo o con una voz monótona.

Ciertas condiciones pueden ocurrir junto con el autismo, incluyendo convulsiones, sensibilidades sensoriales, ansiedad, trastornos del sueño y desregulación gastrointestinal, metabólica e inmunológica.

Llama a tu médico para que te ayude a diagnosticar el autismo y para tratar los comportamientos y las condiciones concurrentes.

Referencias:

Autism Spectrum Disorder (ASD): https://www.cdc.gov/ncbddd/autism/index.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *