En 2021, una mujer de 26 años acudió a su médico por un motivo sorprendente: le salía leche materna por las axilas. Su caso fue el primero de muchos en la literatura científica.

Normalmente, las madres amamantan a sus hijos con la leche que producen sus mamas. Pero, en algunas ocasiones, esa leche materna puede encontrarse también en las axilas, en un par de bultos dolorosos llamados “pitties”. Estos pueden sorprender o incluso horrorizar a los que no están preparados, mas forman parte del tejido mamario.

¿Por qué sale leche materna de las axilas?

La mujer con un bulto de leche materna en 2021 / Créditos: The New England Journal of Medicine

Los pitties son, básicamente, mamas supernumerarias o extra. Por lo tanto, se trata de un tejido mamario que ha crecido fuera de su lugar. Esto debido a algún tejido residual durante el proceso de desarrollo embrionario.

Todos los mamíferos, incluido el ser humano, forman algo conocido como “crestas mamarias”. Estas aparecen cuando el feto está en crecimiento y se extienden desde la axila hasta la cara lateral de la vulva o el escroto. 

De estas crestas surgen las glándulas mamarias, es decir, los senos. Sin embargo, en ocasiones, estas crestas pueden dejar residuos en otras partes del cuerpo como las axilas o el abdomen, lo que ocasiona la aparición de un tercer tejido mamario en hombres y mujeres. Algo a lo que se le conoce como polimastia.

En algunos casos, este tejido mamario “accesorio”, como los expertos lo llaman, incluye un pezón y una aureola. Pero es más común que parezca un pequeño bulto. De allí que nunca llega a detectarse si la persona en cuestión no da a luz, pues los conductos de la leche no se hinchan antes del parto.

Por lo tanto, si bien es posible producir leche materna con este accesorio, la probabilidad de lactar por las axilas es muy baja. Solo el 6% de las mujeres nacen con dicho tejido mamario extra.

Amamantar por las axilas

Axila mujer / Vía Pixabay

Para algunas personas la polimastia puede sonar rara, o incluso perturbadora, pero es una condición benigna bastante normal. Aunque, eso sí, puede ser dolorosa. 

En 1999, una mujer de 18 años con tejido mamario extra tuvo que drenar su leche materna de las axilas para aliviar las molestias y continuar amamantando. Esto debido a que, justo después de dar a luz, los conductos de leche agrandados en la axila se congestionan mientras se establece el suministro de leche a las mamas. Por lo tanto, si no se drena, puede ser en extremo doloroso.

“A diferencia de la congestión de los senos, en la cual el seno solo se hincha y se tensa, la congestión en la axila es un poco diferente. Esta produce bultos en forma de huevo que pueden causar malestar».

Elizabeth Kagan Arleo, investigadora en el American Journal of Roentgenology

Sin embargo, todo tiene su final. La leche materna que sale de las axilas suele desaparecer al mismo tiempo que la que se produce en los senos. Principalmente porque las hormonas responsables de la lactancia, que cambian el cuerpo de la mujer para satisfacer las necesidades del bebé, disminuyen para facilitar el destete.

Así que, si nos resulta doloroso, podemos tratar la congestión de las axilas de la misma manera que los senos congestionados: con compresas frías, duchas calientes y los masajes suaves hasta que termine este periodo. 

Después de todo, la leche materna que se crea en la axila es solo otra cosa extraña que puede suceder durante la lactancia. 

Referencias:

Axillary Mass after Delivery https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMicm2033023 

What caused a woman to lactate from her armpit? https://www.livescience.com/armpit-lactate-accessory-breast-tissue.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *