La bacteria Borrelia burgdorferi es la que provoca la infección de la enfermedad de Lyme. Se sabe que esta bacteria ingresa al cuerpo a través de la picadura de una garrapata de venado infectada. Hasta esta nueva investigación no se entendía con claridad cómo la bacteria logra migrar de esa picadura al torrente sanguíneo de una persona.

Los hallazgos de este estudio publicado en Advanced Science podrían informar mejor las opciones de tratamiento y ayudar a prevenir resultados graves de la enfermedad.

Bacteria Borrelia burgdorferi, causante de la enfermedad de Lyme. Vía Wikimedia Commons.

En Estados Unidos, 476 000 personas se infectan cada año con la enfermedad de Lyme.
Una vez que la garrapata ha picado a una persona, la bacteria se introduce en el torrente sanguíneo del huésped y comienza a multiplicarse. La bacteria se mueve a través del torrente sanguíneo y se disemina por todo el cuerpo, lo que puede provocar síntomas como fiebre, dolor de cabeza, sarpullido, fatiga, dolor en las articulaciones, así como efectos en el sistema nervioso central y el corazón.

Si la enfermedad de Lyme no se trata a tiempo, puede causar daños permanentes en el sistema nervioso, el corazón y los músculos.

Ahora, los investigadores creen saber cómo exactamente la bacteria infecta al torrente sanguíneo.

¿Cómo la bacteria de la enfermedad de Lyme infecta el torrente sanguíneo?

Mediante un modelo de ingeniería de tejido tridimensional diseñado a medida, los investigadores se percataron de que la bacteria B. burgdorferi usa movimientos tenaces de prueba y error para encontrar y deslizarse a través de pequeñas aberturas llamadas uniones en el revestimiento de los vasos sanguíneos cerca del sitio original de la mordedura. Esto permite a la bacteria de la enfermedad de Lyme viajar en el torrente sanguíneo por todo el cuerpo, propagando la infección a otros tejidos y órganos.

“Las bacterias pasan una o dos horas usando este comportamiento para encontrar su camino hacia los vasos sanguíneos, pero una vez allí, están en circulación en cuestión de segundos”, dice el líder del equipo Peter Searson.

Vía iStock.

El modelo tridimensional diseñado por el equipo simula un vaso sanguíneo humano y el tejido dérmico que lo rodea. En este, simularon una picadura de garrapata que llevaba la bacteria. Luego utilizaron una técnica de imagen óptica de alta resolución para observar sus movimientos. Observaron que aunque el tejido en el sitio original de la picadura era un obstáculo para que las bacterias en forma de espiral lo superaran, se necesitaba poco esfuerzo para penetrar las uniones y entrar en el torrente sanguíneo.

Los investigadores creen que comprender cómo B. burgdorferi se propaga por todo el cuerpo podría ayudar a informar los tratamientos para evitar que las bacterias de la picadura inicial ingresen a otros tejidos y órganos.

Referencias:

Visualization of the Dynamics of Invasion and Intravasation of the Bacterium That Causes Lyme Disease in a Tissue Engineered Dermal Microvessel Model: https://doi.org/10.1002/advs.202204395

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *