Todos sabemos que, cuando una persona muere, su cuerpo pasa por un proceso de descomposición. Los microorganismos invaden los órganos y tejidos hasta solo dejar un par de huesos. Ese es el ciclo de la muerte, pero ¿cuánto tiempo tarda un exáctamente un cuerpo en descomponerse?

Aunque el proceso comienza a los pocos minutos de la defunción, hay muchas variables en juego que pueden retrasar o adelantar el proceso. Por lo tanto, la creencia de que esto dura entre las 96 horas y 12 meses no es del todo precisa. 

Hay algunas cosas que debemos entender antes de intentar calcular una descomposición.

Cuánto tarda un cuerpo en descomponerse

Una vez que ocurre la muerte, y la sangre oxigenada deja de fluir, las células en el cuerpo mueren. Este proceso, llamado autolisis, es el que inicia la descomposición. 

Las células moribundas liberan enzimas que ayudan a descomponer los carbohidratos y las proteínas que quedaron dentro del organismo. Y como resultado, el resto de células terminan siendo devoradas.

Tumba / Vía Pixabay

Si el tiempo que tarda un cuerpo en descomponerse dependiera únicamente de estas fases, sería fácil calcularlo. En esencia, porque existen muy pocas variables en este aspecto. A no ser que se guarde el cadáver en un refrigerador, la autolisis aparece entre 12 y 24 horas después de la muerte.

Pero posterior a esto, ocurre otro proceso llamado putrefacción. Es decir, cuando las bacterias y hongos en el abdomen se multiplican rápidamente, creando gases que hacen que el cuerpo se hinche y huela mal. 

Esto a menudo ocurre 18 horas después de la muerte, y ocasiona que algunas partes de la piel se tornen verdes y otras llenas de ampollas debido a la hinchazón. Sin embargo, a partir de allí, la putrefacción se vuelve un proceso muy subjetivo. En esencia, porque inicia lo que se conoce como putrefacción negra, en la que los órganos y tejidos del cuerpo se ablandan. Algo que llama la atención de otros organismos en el ambiente, como insectos y microbios, que se encargan de devorar el cuerpo hasta los huesos. 

Las variables en la muerte 

Se estima que un cuerpo enterrado dentro de un ataúd tarda hasta una década en descomponerse por completo, dejando solo el esqueleto. Esto debido a que los embalsamadores drenan la sangre y la reemplazan con fluidos que inhiben la actividad bacteriana que descompone el cuerpo.

Esqueletos / Vía Pixabay

No obstante, algunos cadáveres pueden durar hasta 15 o 20 años en este proceso de descomposición. Todo depende cuatro factores fundamentales:

  • La ubicación del ataúd. Si se entierra en suelo ácido, se erosionará más rápido. Por lo tanto, el cuerpo podría iniciar antes el proceso de putrefacción por estar al alcance de los insectos. Lo mismo ocurre si hay mucho calor o luz.
  • Los antibióticos usados en el cuerpo. Si la persona consumía ciertos medicamentos, puede que el tiempo que tarda el cuerpo en descomponerse sea mayor. Esto debido a que los químicos pudieron ocasionar la eliminación de algunas bacterias en el estómago o los dientes. 
  • Y el material protector. Algunos ataúdes absorben el líquido del cuerpo y pueden hacer que se seque, lo que retrasa el proceso de descomposición. Por otro lado, un cuerpo enterrado sin un ataúd, que no tiene protección contra insectos y otros elementos, generalmente se esqueletiza mucho más rápido. 

Como podemos ver, el ciclo de la muerte no es igual para todos. Por lo tanto, es imposible estimar el tiempo exacto que tarda un cuerpo en descomponerse por completo. Pero lo que sí podemos hacer es calcular la descomposición en cada fase para tener un estimado, que en este caso sería 10 años enterrado en un ataúd o 5 sin él. 

Esto, por supuesto, en el caso de un cuerpo que murió en la Tierra. La descomposición de un cadáver en el espacio es otra historia.

Referencias:

Evaluation of Postmortem Changes https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK554464/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *