En nuestra conciencia está la clave para entender un aspecto desconcertante de la mecánica cuántica: la paradoja de la medida. 

Desde hace algunos años se sabe que las partículas subatómicas no parecen «elegir» un estado hasta que un observador externo las mide. Es el acto de medir lo que convierte a todas las vagas posibilidades de lo que podría suceder con ellas en un resultado definitivo y concreto.

En este sentido, la interpretación estándar de la mecánica cuántica sugiere que existen dos procesos: uno indeterminista y otro determinista. Sin embargo, esto no ayuda a entenderlos en absoluto.

Por tal motivo, una nueva teoría considera que la conciencia humana podría explicar cómo funciona la medición en la mecánica cuántica y qué tanto influye en nuestra forma de ver el universo.

El papel de la conciencia en la mecánica cuántica

Vía Pexels

La mecánica cuántica nos dice que vivimos en un mundo fundamental no determinista y, como tal, es imposible predecir con certeza el resultado de cualquier experimento. 

Cuando los físicos cuánticos estudian algo, como por ejemplo el nivel de energía de un electrón, nunca están seguros de qué respuesta obtendrán. Esto debido a que no existe una medida precisa en la naturaleza, solo un conjunto de probabilidades.

Sin embargo, una vez que realizan el experimento, y obtienen el nivel de energía del electrón, saben exactamente lo que va a hacer. 

Esta paradoja entre el indeterminismo y el determinismo es absolutamente extraña, y no hay una teoría física que ayude a explicarla. Aquí es donde entra la conciencia en la mecánica cuántica. 

Según el físico cuántico, Eugene Wigner, la única diferencia entre estos dos escenarios es que uno involucra a un observador consciente y el otro no. 

Una posible explicación la medida cuántica

Cálculos / Vía Pixabay

La interpretación estándar de la mecánica cuántica, conocida como la interpretación de Copenhague, dice que el mundo subatómico es fundamentalmente inescrutable y, como tal, la gente no debería tratar de desarrollar imágenes coherentes de lo que está pasando allí afuera. En su lugar, los científicos deberían centrarse en hacer predicciones deterministas utilizando las ecuaciones de la mecánica cuántica.

No obstante, lo que sucede “allá afuera” no es muy diferente a lo que ocurre dentro de un laboratorio. 

Por ejemplo, si dentro de una nube de gas en el espacio, dos átomos chocan entre sí, la interacción que producirían sería similar a la que registran los científicos cuando esos mismos átomos chocan dentro de un laboratorio. Las reglas de la mecánica cuántica se aplican en ambos casos pero, cuando se trata de reacciones indeterministas, no hay medición ni resultado.

¿A qué se debe esto? Según esta nueva teoría, la respuesta está en la conciencia que se tiene de esa interacción de mecánica cuántica. 

“Todos los días ocurren millones de interacciones en lo profundo de la inmensidad del espacio interestelar, donde no hay nadie alrededor. Como no son observadas, las reglas de la mecánica cuántica nos dicen que la interacción permanece indeterminista”.

Eugene Wigner

En este sentido, lo que se llama un «colapso» en mecánica cuántica, es decir, la transición de probabilidades indeterministas a un resultado concreto, se basa en la conciencia. Esto debido a que ocurre una medición durante el proceso. Mientras que todos aquellos fenómenos que ignora nuestra mente consciente son indeterministas, pues parece imposible realizar una medición correcta. 

Sobre la conciencia humana

Cerebro humano / Vía Pixabay

La conciencia es tan importante para los humanos que tendemos a pensar que tiene algo especial. Después de todo, somos los únicos seres vivos conscientes que habitan el universo. Por eso es que las reglas de la mecánica cuántica consideran que, si no hubo una medida consciente, entonces no hubo medida. 

Así que, lo que llamamos “una medida cuántica” es realmente la intervención de un agente consciente en una cadena de interacciones subatómicas que de otro modo serían mundanas.

El concepto de conciencia como algo diferente y separado del universo material tiene una larga tradición en filosofía y teología. Afortunadamente, esta paradoja surge solo en el mundo subatómico. A nivel macroscópico, todo funciona de acuerdo con las leyes deterministas de la física y no es necesario hablar de conciencia para explicar rarezas de la mecánica cuántica. 

Referencias:

Does consciousness explain quantum mechanics? https://www.livescience.com/does-consciousness-explain-quantum-mechanics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *