Cada vez son más las personas que meditan en casa o durante el trabajo. Esta práctica se ha vuelto muy popular porque se piensa que ayuda a mejorar nuestra salud física y emocional. 

De hecho, varios estudios afirman que ocho semanas de meditación pueden cambiar el cerebro, mejorando las áreas de materia gris relacionadas con la memoria, la empatía y el estrés. Pero, ¿realmente podemos obtener algún beneficio al meditar por varias semanas?

Rebecca Ruíz, la redactora del portal Mashable, puso a prueba esta práctica durante casi dos años. Siendo precisos, estuvo 100 semanas consecutivas usando varias aplicaciones mindfulness con ejercicios de relajación, y estos son los cuatro beneficios que obtuvo. 

1# Una mente más constante y menos perfecta

Rocas apiladas / Vía Pixabay

No existe forma perfecta de practicar ninguna actividad. Ruíz notó esto después de varias semanas meditando sentada entre 5 y 10 al día, porque era lo “ideal”. Mantener esa postura era doloroso para ella, lo que ocasionó frustración y sesiones cada vez más cortas hasta que creó su propia rutina y postura.

En este sentido, la meditación puede servir como una herramienta para reconocer esas sensaciones incómodas a las que muchas veces nos apegamos y deshacernos de ellas. 

“Me ayudó a practicar todos los días con comodidad, sin centrarme en la perfección”.

Rebecca Ruíz

2# Mayor conciencia personal 

Meditando / Vía Pixabay

A través de la meditación, Ruíz también logró desarrollar una comprensión más profunda de sí misma, al reconocer pensamientos que pueden ser perjudiciales o destructivos.. 

Los expertos llaman a esto “auto-indagación”, y es uno de los beneficios más comunes al meditar por varias semanas. Esto debido a que permite propiciar cambios positivos. 

“Estoy profundamente agradecida por el efecto estabilizador de mi práctica, sabía que, en muchos días, era todo lo que se interponía entre mí y un desmoronamiento emocional y físico”.

3# Alivio para el estrés, la depresión y la ansiedad

Vía Pixabay

Diversos estudios han demostrado que las personas que practican meditación responden a los desafíos estresantes con menos ansiedad. Ruíz comprobó esto a la mitad de su viaje, cuando tuvo una confrontación desagradable con un conductor. Curiosamente, no sentía angustia y su corazón tampoco latía rápido.

Esto ocurre porque la meditación ayuda a identificar los signos físicos y mentales que causan el estrés y, por ende, a controlarlos. Por lo tanto, otro beneficio que se puede obtener al meditar durante varias semanas es el equilibrio emocional, es decir, la capacidad de recuperarse más rápidamente de los desafíos.

«Ser capaz de aceptar tus sentimientos, y ser capaz de regularlos de manera adaptativa, son realmente habilidades fundamentales para ser feliz en la vida».

Rebecca Ruíz

4# La desviación espiritual 

Postura de meditación / Vía Pixabay

Durante las últimas semanas, Ruíz practicó meditaciones que se enfocaban en las emociones. Al hacerlo, notó que algunos sentimientos intensos desaparecían, como la ira. 

Este tipo de meditación ayuda a identificar las emociones y los miedos que dieron lugar a la ira. Por lo tanto, es una estrategia valiosa para cambiar nuestra relación con emociones difíciles y encontrar más compasión, sabiduría y libertad. 

“Si te quedas con la ira, serás dominado por ella. Sin embargo, la meditación puede ayudarte a aprovechar la furia para mostrar partes de ti mismo que se sentían heridas”.

Rebecca Ruíz

Por supuesto, no todas las personas experimentarán los mismos beneficios al meditar durante 100 semanas. Pero este pequeño experimento demuestra que esta práctica realmente puede ayudarnos a cambiar nuestro estado de ánimo, regular el estrés, combatir los prejuicios y, sobre todo, cambiar nuestra forma de ver el mundo.

Referencias:

3 things I learned after meditating for 100 weeks straight https://mashable.com/article/how-to-consistently-meditate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *