La tecnología está salvando a las personas de niveles profundos de aburrimiento. Esto es un problema porque la gente está perdiendo la capacidad de entretenerse a sí misma. La tecnología ha cambiado la forma en que nos relacionamos con el mundo, y ahora estamos más dependientes de ella que nunca.

Nuestras mentes están constantemente estimuladas por la tecnología, y esto ha tenido un efecto negativo en nuestra capacidad de concentración.

Desde el momento en que nos levantamos a cuando nos acostamos, la tecnología está omnipresente en nuestras vidas. Nuestro primer paso es revisar nuestros teléfonos para ver si alguien nos ha escrito o llamado durante la noche, y luego seguimos conectados a nuestras redes sociales mientras desayunamos o vemos televisión. A medida que nos movemos a través de nuestra jornada, seguimos siendo bombardeados con notificaciones, actualizaciones y contenido nuevo e interesante.

Vía iStock.

Las redes sociales pueden ser una gran distracción, y según un nuevo estudio, esto podría estar impidiendo que nuestras mentes se asienten en un sentimiento de aburrimiento más profundo y completo. El aburrimiento total puede ser un terreno fértil para la innovación, ya que nos obliga a buscar nuevas formas de entretenimiento o de resolver nuestros problemas. Así que si estás constantemente distraído por las redes sociales, podrías estar perdiendo la oportunidad de tener una verdadera e innovadora idea.

«El aburrimiento profundo puede sonar como un concepto abrumadoramente negativo pero, de hecho, puede ser intensamente positivo si a las personas se les da la oportunidad de pensar y desarrollarse sin distracciones», dice Timothy Hill, sociólogo de la Universidad de Bath en el Reino Unido.

A veces la tecnología es fuente de aburrimiento…

La tecnología es una de las principales causas del aburrimiento en nuestra sociedad. La gente está tan acostumbrada a estar conectada y «entretenida» todo el tiempo que cuando se encuentran con momentos de tranquilidad, no saben qué hacer. Se sienten inquietos e incluso ansiosos.

Durante el estudio, Hill y sus colegas examinaron la vida de 15 personas a las que se les dio tiempo libre pagado o se les pidió que trabajaran desde casa durante la pandemia de coronavirus. Tanto las edades, como las ocupaciones y los antecedentes educativos variaron entre los participantes. Además, todos ellos provenían de Inglaterra o la República de Irlanda.

Los investigadores hicieron entrevistas estructuradas con los participantes para conocer cómo habían pasado su tiempo durante la pandemia. A ello debían sumar los sentimientos que experimentaron. Si bien el aburrimiento seguía apareciendo una y otra vez, esto a menudo era contrarrestado por las redes sociales y el llamado doomscrolling.

Vía iStock.

Los participantes que experimentaron un aburrimiento más profundo descubrieron que les provocaba sentimientos de inquietud y vacío. Pero, muchos quisieron llenar ese vacío con pasiones como la carpintería, la repostería y el ciclismo. Todas ellas fueron descubiertas o redescubiertas durante la pandemia.

Además, en su estudio, los investigadores descubren la importancia de desconectar y cómo las redes sociales afectan nuestro pensamiento.

«El problema que observamos fue que las redes sociales pueden aliviar el aburrimiento superficial, pero esa distracción absorbe tiempo y energía, y puede evitar que las personas progresen a un estado de profundo aburrimiento, donde podrían descubrir nuevas pasiones», dice Hill.

«Esta investigación nos ha brindado una ventana para comprender cómo la cultura y los dispositivos que siempre están activos, las 24 horas del día, los 7 días de la semana y que prometen una gran cantidad de información y entretenimiento pueden solucionar nuestro aburrimiento superficial, pero en realidad nos impiden encontrar cosas más significativas», afirma Hill. «Aquellos que se involucran en desintoxicaciones digitales bien pueden estar en el camino correcto».

Referencias:

Mundane emotions: Losing yourself in boredom, time and technology: https://doi.org/10.1177/14705931221138617

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *