A menudo nos decimos a nosotros mismos que nuestras aspiraciones son nuestras «preciadas posesiones». Nos esforzamos por perseguirlas, luchar por ellas y alcanzarlas. Y en cierto modo, esto tiene sentido. Después de todo, nuestras aspiraciones son el sueño de lo que queremos lograr en la vida. Pero a veces, tenemos que preguntarnos si realmente valen la pena todos esos esfuerzos. Cuando nuestra salud se pone en juego, renunciar a nuestras metas es un sacrificio necesario para conservar nuestro bienestar.

A veces pasa que nos obsesionamos con alcanzar una meta, pero después de un tiempo nos damos cuenta de que simplemente no es posible. En estos casos, la capacidad de desvincularte de una meta puede ser primordial para proteger tu bienestar y salud.

Eso sucede porque las metas son demasiado difíciles de alcanzar, o simplemente no son realistas.

Vía iStock.

¿Qué pasa si dejamos de lado un objetivo preciado?

Varios estudios concuerdan en que la mejor resolución de año nuevo podría ser simplemente dejar ir una meta de vida incumplida. Puede que pienses que esto es una locura, pero en realidad puede beneficiarte la salud psicológica e incluso física. Sí, has leído bien, dejar ir un objetivo puede mejorar tu salud.

¿Por qué? Pues porque cuando nos aferramos a algo, ya sea una relación, un trabajo o incluso un objeto material, estamos generando ansiedad y estrés. Y esto es algo que, como sabemos, es muy perjudicial para nuestra salud.

Recientemente, las investigaciones se han centrado en averiguar cómo podemos renunciar a nuestras preciadas aspiraciones y por qué deberíamos hacerlo. Llaman a este proceso «desconexión de la meta».

Uno de esos trabajos se enfocó en medir la capacidad de las personas para desconectarse como su capacidad para encontrar y comprometerse con nuevos objetivos. El estudio estuvo a cargo de investigadores de la Universidad de Concordia en Quebec y de la Universidad Carnegie Mellon, quienes desarrollaron la Escala de ajuste de objetivos (GAS). Mediante este sistema, preguntaron a las personas cómo reaccionan cuando se ven obligadas a dejar de perseguir un objetivo importante.

Con esta investigación, los científicos descubrieron que dejar ir significa retirar tanto el compromiso como el esfuerzo: previene los fracasos repetidos y conduce a menos estrés, depresión y pensamientos intrusivos. Comprometerse y trabajar hacia nuevas ambiciones crea un sentido de propósito en la vida y reduce la sensación de fracaso. Por lo tanto, superar los obstáculos para finalmente tener éxito es esencial para nuestro bienestar.

Vía iStock.

Cuando renunciar a las metas se vuelve necesario para conservar la salud

La capacidad de establecer metas, perseguirlas a pesar de los contratiempos y luego abandonarlas a medida que cambian las circunstancias es adaptativa y saludable. También lo es encontrar y comprometerse con nuevas aspiraciones significativas. Algunos de nosotros somos mucho mejores para hacer una o ambas cosas, y cuán bien las hacemos afecta dramáticamente nuestra salud emocional y física.

En otros estudios, los investigadores descubrieron que la capacidad de desconectarse está relacionada tanto con niveles más bajos de cortisol como con una mejor función inmunológica. Al respecto, los autores afirman que “las capacidades de desvinculación de las metas y de reincorporación a las metas pueden volverse primordiales para proteger el bienestar y la salud”.

Mientras que otros experimentos realizados por investigadores de la Universidad de Zúrich mostraron que cuando los sujetos dejaban de lado uno de los dos objetivos deseables con la opción de volver al objetivo dejado de lado más tarde, experimentaban menos arrepentimiento que aquellos que renunciaban permanentemente a uno de los objetivos.

“Los científicos están aprendiendo a comprender mejor el proceso de desvinculación de las metas y cómo ayudar a las personas que están molestas por el bloqueo de las metas, atrapadas entre continuar o dejarlas ir y ahogarse en cavilaciones”, concluyen los investigadores.

Referencias:

Adaptive Self-Regulation of Unattainable Goals: Goal Disengagement, Goal Reengagement, and Subjective Well-Being: https://doi.org/10.1177/0146167203256921

Goal disengagement, functional disability, and depressive symptoms in old age: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21604877/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *