La industria alimentaria trabaja constantemente para asegurar la calidad y la seguridad alimentaria. Esto debido a las cantidades desconocidas de alérgenos que suelen estar presentes en los alimentos. Por ello, existe la necesidad de desarrollar métodos rápidos, sensibles y fáciles de usar para monitorear la seguridad alimentaria. En este marco surge la tira reactiva que detecta rápidamente la presencia de alérgenos en los alimentos.

La tira reactiva es un dispositivo de inmunoensayo de flujo lateral que surge como una alternativa sencilla y rápida para la detección de alérgenos alimentarios. Al dispositivo lo desarrollaron investigadores de la Universitat de València (UV), la Universitat Politècnica de València (UPV) y el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Raras (CIBERER).

Existen 14 alérgenos alimentarios. Vía iStock.

Al test lo presentaron en la revista Biosensors mediante un artículo en el que los creadores destacan las características de la tira reactiva. Esta es capaz de identificar y cuantificar de manera fiable, sencilla, rápida y barata el nivel de alérgenos en los alimentos con la ayuda de un teléfono móvil.

Una tira reactiva que detecta alérgenos en los alimentos

La alergia alimentaria se considera uno de los problemas sanitarios más importantes del siglo XXI. Se estima que hay 250 millones de personas alérgicas en todo el mundo. Además, la prevalencia aumentó en un 50 % durante la última década. En términos de hospitalización, las estadísticas son aún más abrumadoras. Aproximadamente 200 000 personas requieren atención médica por reacciones alérgicas a los alimentos en los Estados Unidos cada año, 2000 terminan en hospitalizaciones y 150 muertes.

Hasta el día de hoy no existen medicamentos para prevenir las alergias alimentarias. Los consumidores hipersensibles siguen confiando en evitar la ingestión de sustancias alergénicas. Por esa razón se han intensificado los ensayos comerciales para la detección de alérgenos alimentarios.

En este estudio, los investigadores presentan un prototipo para la detección simultánea de alérgenos de almendra y cacahuete. El dispositivo ha pasado por pruebas con alimentos comerciales de uso cotidiano, como galletas y barritas energéticas, y ha demostrado alta sensibilidad (185 y 229 µg/kg, respectivamente), selectividad (77%) y precisión (RSD 5 –25%).

Créditos: UPV.

El prototipo destaca por varias características como la fiabilidad de la prueba, que contiene múltiples controles y calibradores internos integrados en una matriz miniaturizada de 36 puntos.

En cuanto al método de extracción, destaca por su sencillez, por lo que puede ser realizado por cualquier persona, en cualquier momento. Este se basa en la utilización de un molinillo portátil (grinder), con el que se tritura y se filtra la muestra en un único paso. Luego se añaden 5 mL de una disolución para extraer el alérgeno y, una vez preparada la muestra, la tira reactiva se sumerge en la disolución. En solo cinco minutos se obtiene el resultado, que se puede leer con un teléfono móvil.

Asimismo, tendrá un coste de un euro por tira, por lo que el test posee un gran potencial comercial.

En el futuro, la tira reactiva podría adaptarse a otros alérgenos. El equipo espera que su prueba alcance a detectar los 14 alérgenos existentes.

Referencias:

Lateral Flow Microimmunoassay (LFµIA) for the Reliable Quantification of Allergen Traces in Food Consumables: https://doi.org/10.3390/bios12110980

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *