El neurotransmisor serotonina está asociado especialmente con el estado de ánimo. Por esa razón ha sido apodado como la hormona de «sentirse bien». Por un lado, porque regula el estado de ánimo. Y, por el otro, porque eleva el estado de ánimo. Pero, además, es responsable de numerosas funciones en el cuerpo que van desde la digestión hasta el sueño y la salud ósea. Debido a su importancia muchos se preguntan si es posible aumentar los niveles de serotonina en el cuerpo. Esto es lo que sabemos sobre ello.

La serotonina es un tipo de sustancia química natural liberada por el cerebro y el intestino que permite la comunicación entre las células. A menudo se habla de la serotonina en relación con el cerebro, pero casi toda la serotonina se encuentra en las células que recubren el intestino y en la sangre. Solo del 1% al 2% de la serotonina se encuentra en el cerebro.

La serotonina que se produce en el cerebro actúa como neurotransmisor entre este y la médula espinal. Mientras que la serotonina que se produce en el intestino actúa como una hormona en otros tejidos del cuerpo.

Vía iStock.

Efectos de la serotonina en el cuerpo

Los efectos de la serotonina en el cuerpo dependen de si actúa como un neurotransmisor en el sistema nervioso central (SNC), o en otros tejidos como una hormona.

La serotonina se secreta en la hendidura sináptica, el espacio entre dos células nerviosas o neuronas. Una neurona libera la serotonina y la otra neurona la recibe.

La neurona que secreta serotonina se encarga de controlar la cantidad de serotonina en la hendidura sináptica mediante la absorción del neurotransmisor, un proceso llamado recaptación.

Cabe destacar que la serotonina no solo regula el estado de ánimo, sino que afina muchas funciones del SNC, incluido el sueño, el apetito, el aprendizaje, la memoria y la libido.

Las funciones de la serotonina fuera del SNC incluyen la regulación de las funciones intestinales, la regulación de la coagulación de la sangre y ralentización del flujo sanguíneo en el proceso de cicatrización de heridas.

La serotonina también se sintetiza en melatonina, tanto en el cerebro como en el intestino. La melatonina es una hormona principalmente responsable de gobernar nuestro ritmo circadiano, que se refiere al reloj biológico del cuerpo o al ciclo natural de sueño y vigilia.

Algunas personas producen más serotonina que otras, porque la síntesis de serotonina depende de múltiples factores que varían entre individuos. Por ejemplo, los niveles en sangre de triptófano y otros aminoácidos grandes. Estos dependerán en gran medida de los hábitos dietéticos individuales.

La triptófano hidroxilasa es una enzima que controla la tasa de producción de serotonina. A su vez, la actividad de esta enzima depende de la expresión génica, es decir, qué genes están «activados» o «desactivados», lo cual es muy variable y está influenciado por factores genéticos y ambientales.

Vía iStock.

¿Es posible aumentar la producción de serotonina?

Es posible aumentar la producción de serotonina, pero la mayoría de las personas producen cantidades adecuadas de la sustancia química.

Los signos de niveles bajos de serotonina pueden incluir ansiedad, depresión, falta de concentración, insomnio, comer en exceso y aumento de peso, entre otros.

Los niveles de serotonina suelen ser bajos debido a una deficiencia en el precursor de la serotonina, el aminoácido conocido como triptófano. Esto puede ocurrir debido a niveles bajos de vitamina B6, ácido fólico o magnesio, una dieta alta en azúcar, exceso de alcohol y tabaquismo.

La producción de serotonina en el cerebro puede aumentar mediante la ingesta dietética de triptófano. Este precursor de la serotonina puede ingresar al cerebro, pero el proceso de transporte también facilita la entrada de otros aminoácidos competidores. Si el triptófano llega a la sangre, tiene que competir con otros aminoácidos para ser absorbido por el cerebro, donde puede usarse para producir serotonina.

Entonces, es posible «aumentar» la producción de serotonina al consumir alimentos ricos en triptófano, pero depende de que se consuman otros alimentos. El triptófano se encuentra principalmente en alimentos ricos en proteínas como las aves de corral, la carne de cerdo magra, la carne de res magra, el salmón, la soja, las semillas de calabaza, el tofu y los huevos.

Aunque podamos aumentar la producción de serotonina, esto no significa necesariamente que el cuerpo pueda utilizar la cantidad extra, especialmente si ya tenemos suficiente.

Por lo tanto, puede haber formas efectivas de aumentar la producción de serotonina y los niveles de serotonina en el cuerpo, pero esto no significa necesariamente que tendrá un efecto directo en tu estado de ánimo.

Referencias:

Can you actually ‘boost’ serotonin?: https://www.livescience.com/can-you-boost-serotonin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *