Científicos australianos han hecho un estudio con la intención de encontrar el mejor método para beber menos alcohol. Este consiste en resaltar el riesgo de cáncer que conlleva beber alcohol combinado con el conteo de todas y cada una de las bebidas.

Los investigadores llevaron a cabo su investigación en 2021 y sus resultados se publicaron en la revista Addictive Behaviors.

Vía Pixabay.

Durante su estudio, los científicos realizaron tres encuestas. En la primera participaron 7995 personas. Mientras que en la segunda, realizada tres semanas después, participaron 4588 personas. En cuanto a la tercera, llevada adelante tres semanas después de la segunda encuesta, participaron 2687 personas. Los participantes se dividieron en diferentes grupos a los cuales les mostraron diferentes anuncios y mensajes sobre la bebida.

Después de mostrarles las distintas combinaciones de anuncios, los investigadores detectaron la combinación que hizo que los participantes bebieran menos alcohol. Esta combinación de mensajes tenía como premisa mostrarles a los encuestados ‘por qué reducir’ y ‘cómo reducir’ el alcohol puede ser útil para promover la buena salud en una población.

Cómo beber menos alcohol

Respecto a los resultados, la economista y psicóloga Simone Pettigrew del Instituto George para la Salud Global dio su opinión:

Descubrimos que combinar información sobre el alcohol y el cáncer con una acción práctica particular (contar sus tragos) dio como resultado que los bebedores redujeran la cantidad de alcohol que consumían.

Los encuestados que decidieron beber menos alcohol vieron un anuncio de televisión que vinculaba el alcohol y el cáncer, junto con una sugerencia de llevar la cuenta de las bebidas. Esa fue la combinación más efectiva que consiguió que las personas intentaran reducir el consumo de alcohol. Pero no solo eso, también fue la única combinación en la que las personas realmente redujeron significativamente su consumo de alcohol durante las seis semanas.

Vía Pixabay.

Las otras combinaciones se enfocaron en alentar a las personas a decidir sobre una cantidad de bebidas y luego apegarse a ellas. Esta estrategia sirvió para impulsar a algunos de los voluntarios a intentar reducirlas. Sin embargo, esta no fue tan efectiva que la anterior.

Beber demasiado alcohol no solo conduce al cáncer, sino que ello se asocia con una amplia gama de problemas, que incluyen muerte prematura, enfermedades cardíacas, problemas digestivos y un mayor riesgo de demencia. Esta es «información importante a la que los bebedores deberían tener acceso. Pero decirle a la gente que el alcohol causa cáncer es solo parte de la solución; también debemos brindarles formas de tomar medidas para reducir su riesgo», dijo Pettigrew.

Las agencias de salud están buscando formas de hacer que las bebidas alcohólicas estén menos disponibles y sean más caras. Pero, son las elecciones personales las que determinan si el comportamiento en torno al alcohol cambiará o no a largo plazo.Por lo tanto, se debe abogar en averiguar qué mensajes resuenan mejor para garantizar que tengan la mejor oportunidad de funcionar, concluye Pettigrew.

Referencias:

A randomized controlled trial of the effectiveness of combinations of ‘why to reduce’ and ‘how to reduce’ alcohol harm-reduction communications: https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2021.107004

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *