Cuando llega la Navidad, es imposible escapar del “Ho ho ho”. Esta carcajada ya forma parte de la cultura pop, al igual que los muñecos de nieve, los villancicos y las bolas de purpurina. Lo que muchos no saben es que la risa de Santa puede ser realmente terrorífica en algunas ocasiones. 

De hecho, Santa y el Joker tienen mucho más en común de lo que imaginamos, y esto no lo decimos a la ligera. La risa de ambos personajes es tan ambigua que puede ser alegre o terrorífica dependiendo del contexto. 

Por ejemplo, en el musical Santa Claus Is Coming to Town del año 1970, el “Ho ho ho” de nuestro repartidor de juguetes favorito era claramente alegre. Santa solo se ríe después de haber realizado una buena acción, ya sea distribuir los juguetes a los niños o derretir el corazón del Winter Warlock.

A nuestros ojos, esa risa subraya la amabilidad del personaje y, por ende, nos hace sentir más alegres.

No obstante, en la película Jingle All The Way, la risa de Santa se vuelve terrorífica por no decir desagradable. Principalmente porque el señor regordete solo se ríe cuando ataca a un hombre de familia interpretado por Arnold Schwarzenegger. Por lo tanto, tal carcajada parece un gesto malvado. 

La dualidad del “Ho ho ho” de Santa

El Grinch tenía razón al decir que nadie debía confiar en Santa. Su risa realmente puede ser usada para hacer el bien o para hacer el mal. Lo mismo ocurre, por ejemplo, con la carcajada de un payaso o los sonidos de las brujas. Pero, ¿por qué ocurre esto? 

Ante todo, la culpa no es de Santa. La razón por la que su risa nos parece ambigua es porque nuestra relación con la risa es igual de ambigua. 

Un neurocientífico llamado Tristan Bekinschtein dijo una vez que “el engranaje del humor es la ambigüedad”. Esto debido a que los comediantes juegan mucho con la interpretación del lenguaje en ciertos contextos. 

Incluso las personas ordinarias usan la risa intencionalmente para mostrar si algo les divierte o no. Es por eso que existen diferentes términos para definir una risa: desde la burlona hasta la feliz. Y también es por eso que la risa de Santa sin querer se torna terrorífica. 

¿Qué nos dice la risa terrorífica de Santa sobre nuestro humor?

Postal navideña de Santa / Créditos: Phys

Los diferentes tonos de la risa de Santa reflejan los diversos roles que desempeña la risa en las sociedades modernas. 

Nuestra risa en ocasiones puede representar alegría al haber visto algo agradable o divertido. Pero también puede tener connotaciones más oscuras, como cuando nos reímos de alguien, lo humillamos o lo denigramos.

De hecho, la risa puede indicar acuerdo, vergüenza, superioridad, agresión y, paradójicamente, todos estos sentimientos pueden surgir a la vez. Por lo tanto, la línea que separa una risa alegre de una terrorífica es muy estrecha.

La película de Tim Burton, El extraño Mundo de Jack de 1993 muestra esto claramente. En ella, los monstruos se ríen antes, durante y después de disfrazarse de Santa. Las risas son similares pero lo que nos produce cada una es diferente, especialmente cuando Jack planea robar el “Ho ho ho” de este personaje.

Así que ten cuidado con la risa de Santa de ahora en adelante, pues puede ser muy terrorífica para los niños. Elige una película adecuada para disfrutar en familia esta víspera navideña y deja a nuestro juguetero favorito hacer su trabajo. 

Referencias:

Displaying Group Cohesiveness: Humour and Laughter in the Public Lectures of Management Gurus https://doi.org/10.1177/00187267035612004 

Merry or scary? Santa’s ‘Ho ho ho’ mirrors our own ambiguous relationship to laughter https://phys.org/news/2022-12-merry-scary-santa-ho-mirrors.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *