El cambio climático está afectando a un sector inesperado para muchos: el funcionamiento de los centros de datos. A medida que aumenta la frecuencia de las olas de calor en todo el mundo, estas piezas tecnológicas se derriten cada vez con más frecuencia. Y, por si te lo preguntabas: sí, esto amenaza a un elemento fundamental del internet.

Tengamos presente que, en julio, los centros de datos con sede en Londres de Google y Oracle se vieron obligados a desconectarse. Esto ocurrió porque Gran Bretaña experimentó temperaturas récord de más de 40 grados centígrados. Dicha ola de calor inutilizó los sistemas de refrigeración de sus centros de datos y provocó interrupciones en el sitio web de muchos clientes. En otras palabras: la interrupción de Google afectó a los sitios web alojados en WordPress en toda Europa.

Es cierto que los sistemas de enfriamiento están diseñados para regular el calor emitido por los servidores y otros equipos del centro de datos. Sin embargo, cuando el calor interno se encuentra con la alta temperatura externa de las olas de calor, los sistemas de enfriamiento se detienen. Por ello, el equipo más importante del centro de datos se sobrecalienta y apaga después.

Las olas de calor se están convirtiendo en un problema grave para el mundo tecnológico

Es difícil de creer, pero las olas de calor le causarán un gran daño a las empresas que dependen en gran medida de los servicios de TI u ofrecen productos digitales. Steve Wright, director de operaciones de 4D Data Centers, advierte que las condiciones ambientales como el calor intenso tienen la capacidad de «dañar los equipos de TI y provocar cortes de energía debido a redes eléctricas sobrecargadas».

Por lo tanto, las empresas que sean incapaces de mantener adecuadamente sus centros de datos ante el aumento del calor pueden experimentar «fallas del servidor, bloqueos del disco duro y pérdida de datos», según Wright.  Esto señala al respecto:

“Cualquier falla en el suministro eléctrico puede ser devastador para un cliente, ya que los archivos de datos críticos se corrompen o se pierden, los mainframes funcionan mal y se pierde dinero cuando los sistemas se sobrecalientan”.

Pese a ello, existen soluciones para este problema. Wright comenta  que los operadores de centros de datos pueden instalar generadores de respaldo. Debido a que aseguran que el suministro de energía continúe durante una interrupción. También agrega que pueden extender la vida útil de los servidores del centro de datos y los discos duros a través del seguimiento de la temperatura y la humedad.

Hay que tomar en cuenta que los sistemas de refrigeración están diseñados para evitar que los equipos del centro de datos se sobrecalienten, pero la realidad es que no están equipados para hacer frente a las olas de calor. Y es que el calor intenso ejerce presión sobre los compresores, las bombas, los ventiladores y otros equipos de refrigeración, según Daniel Bizo, director de investigación del grupo de expertos del centro de datos Uptime Institute Intelligence. Además, los generadores de resplado también puede verse afectados. ¿Qué se puede hacer al respecto?

¿Cómo pueden protegerse los centros de datos de los efectos del cambio climático?

centro de datos
Vía Pexels

A medida que las olas de calor se vuelven cada vez más una amenaza para la infraestructura tecnológica global, los operadores de centros de datos deben reforzar sus defensas contra esa amenaza. Estas son algunas de las soluciones que los centros de datos pueden aplicar para resguardarse de los efectos del cambio climático:

  • Los operadores de centros de datos deben invertir en sistemas de refrigeración evaporativos y adiabáticos.
  • Otra opción es complementar las unidades de refrigeración y aire acondicionado existentes con sistemas de rociadores.
  • Una respuesta más estratégica a largo plazo sería adoptar sistemas de TI refrigerados por líquido. Y es que la TI refrigerada por líquido también ayuda, ya que permite temperaturas más altas a lo largo de la ‘cadena’ de refrigeración. Esto se debe a que, a diferencia del aire, que debe suministrarse en un rango de 18 a 27 °C según las recomendaciones de la industria, el líquido a los servidores puede tener más de 30 °C, incluso más de 40 °C en algunos casos.
  • También será recomendable realizar evaluaciones periódicas para identificar vulnerabilidades relacionadas con el clima y aplicar soluciones antes de que se agote el tiempo.

¿De qué forma los centros de datos pueden combatir el calor?

CyrusOne, un proveedor de centros de datos globales, ha respondido al calor extremo con sistemas de agua enfriada de circuito cerrado y enfriadores enfriados por aire. Kyle Myers, vicepresidente de salud ambiental, seguridad y sostenibilidad de CyrusOne, los describe como un «medio energéticamente eficiente de proporcionar agua fría a nuestros equipos».

¿De qué trata este sistema? Pues este comprende un circuito que contiene menos de 8000 galones de agua y solo debe llenarse una vez. Esta fuente única de agua luego se enfría mediante un compresor y un condensador integrados. Y, una vez que el agua está fría, puede bajar la temperatura dentro del centro de datos.

Myers comenta:

“Este proceso enfría el equipo de TI en diferentes regiones de temperatura en todo el país. Nuestros enfriadores enfriados por aire vienen con economizadores que nos permiten aprovechar las temperaturas más frías para rechazar el calor de nuestra agua fría de manera más eficiente, al tiempo que eliminan la necesidad de fuentes de agua de reposición para mantener el funcionamiento”.

La tecnología limita los efectos del calor extremo en los equipos vitales del centro de datos y también es buena para el medio ambiente. No requiere de una fuente de agua constante, y como no hay necesidad de una tubería de alcantarillado, los contaminantes no se liberan del centro de datos.

Pese a ello, las organizaciones también pueden mitigar el aumento del calor eligiendo regiones de centros de datos que usen energía renovable.

El aumento del calor no muestra signos de desaceleración, así que las empresas de tecnología  se encuentran en una encrucijada. Si las empresas no logran monitorear y mitigar el calor extremo, los apagones serán peores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *