El biomarcador de procalcitonina será la próxima herramienta médica para luchar contra el uso innecesario de antibióticos.

Se trata de un biomarcador sanguíneo que aumenta los niveles de procalcitonina en personas con una infección bacteriana. Esto podría ayudar a los médicos a determinar de manera más rápida y efectiva si los pacientes necesitan antibióticos. Se espera que de esa manera se reduzca el uso innecesario de antibióticos y, como consecuencia, también la resistencia a los antibióticos.

Vía iStock.

Por lo general, las infecciones de las vías respiratorias inferiores son las razones más comunes del uso innecesario de antibióticos ya que pueden ser virales o bacterianas. Ambos tipos de infecciones provocan síntomas similares, por eso puede haber confusión y recetar antibióticos innecesariamente. Los antibióticos ayudan a tratar las infecciones bacterianas, pero no funcionan con los virus.

Biomarcador para regular el uso innecesario de antibióticos

El estudio que destaca las propiedades del biomarcador se publicó en The Lancet Infectious Diseases. En esta investigación los científicos analizaron a pacientes con baja probabilidad de infecciones bacterianas del tracto respiratorio inferior y una baja concentración de procalcitonina, que tiende a ser baja en pacientes sin infección bacteriana. Los autores plantearon la hipótesis de que es poco probable que los pacientes con niveles bajos de procalcitonina se beneficien de los antibióticos, específicamente de la azitromicina.

El placebo que suministraron fue inferior a la azitromicina en el día 5 del estudio. Tampoco hubo diferencias en las tasas de mejoría clínica entre los dos grupos en los días 11 y 28 del estudio. El grupo tratado con antibióticos también experimentó tasas más altas de efectos secundarios, como dolor abdominal.

Vía iStock.

En el estudio también buscaron determinar por qué la azitromicina era mejor que el placebo en el día 5. Sus hallazgos sugirieron que fueron las propiedades antiinflamatorias (en lugar del antibiótico) de la azitromicina las que marcaron la diferencia. Sin embargo, distinguir entre estas dos posibilidades puede ser un desafío.

De esta manera, los hallazgos del estudio brindan a los médicos y pacientes la oportunidad de conocer mejor los riesgos y los beneficios de un antibiótico caso por caso.

Por lo tanto, este biomarcador se perfila como una buena estrategia para reducir el uso innecesario de antibióticos, lo que a su vez ayudará a frenar la resistencia a los antibióticos.

Referencias:

Efficacy and safety of azithromycin versus placebo to treat lower respiratory tract infections associated with low procalcitonin: a randomised, placebo-controlled, double-blind, non-inferiority trial: https://dx.doi.org/10.1016/S1473-3099(22)00735-6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *